lunes, 26 de noviembre de 2012

¿Cómo eliminar la violencia contra las mujeres desde las instituciones educativas? De la diligencia debida a la prevención

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, ayer y hoy se han realizado en muchos lugares diferentes actividades sobre el tema. 

En mi caso, hoy he asistido en el campus de Getafe de la Universidad Carlos III de Madrid a las JornadasLa violencia institucional contra las mujeres”, organizadas por el Grupo de Estudios Feministas (GEF) del Instituto de Derechos Humanos "Bartolomé de las Casas", junto al Proyecto Consolider-Ingenio 2010 "El tiempo de los derechos" (HURI-AGE),  y coordinadas por María Eugenia Rodríguez Palop, Elena Laporta Hernández y Samara de las Heras Aguilera.


Durante las jornadas, se habló de:
  1. La aplicación de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género” (Sabela Franco Pérez)
  2. Trata de Personas: el tráfico de mujeres con fines de explotación sexual” (Teresa Fernández Paredes, de Women's Link Worldwide)
  3. Derechos sexuales y reproductivos: la interrupción voluntaria del embarazo” (Samara de las Heras Aguilera)
  4. La responsabilidad de los Estados para prevenir y sancionar la violencia contra las mujeres y reparar los daños que sufren las víctimas” (Elena Laporta Hernández, Tania Sordo Ruz y Gabriela Morales Gracia)

Cuando mencionamos la violencia contra las mujeres (o violencia de género en general), pensamos en acciones por parte de personas, no de los estados y sus instituciones. Eso es lo que más me atrajo para asistir a estas jornadas, aunque el enfoque se basaba en la sociología y el derecho, ámbitos que me son algo ajenos. Estas son algunas de las notas que extraje de las diferentes charlas, no necesariamente compartidas por todas y cada una de las ponentes:  
Foto tomada del blog I love and in danger

  • Históricamente, los estados siempre han ejercido, en mayor o menor medida, violencia directa contra sus ciudadanos y ciudadanas. En el caso de la mujer, desde un imaginario patriarcal, esta violencia ha sido mayor.
  • Esta violencia institucional también puede darse por omisión, por ejemplo, por parte de los funcionarios públicos:
    • - Al no proteger suficientemente a las víctimas que denuncian (negligencia)
    • - Al obstaculizar las acciones contra esta violencia.
  • El principio de debida diligencia y buena fe nos recuerda la responsabilidad de los estados para la protección de los derechos humanos.
  • La violencia institucional contra las mujeres está tipificada, juridificada (incoporada a derecho) en algunos países.
  • Las leyes son un importante elemento de cambio. Pero la efectividad de una ley no se mide por lo que dice, sino por lo que hace. 
    • - En muchos casos, aunque existan leyes contra la violencia contra las mujeres, el estado asume un imaginario patriarcal que limita su aplicación e implementación efectiva. 
    • - A veces se cae en el "populismo punitivo": reformas que endurecen las penas por violencia contra la mujer sin a tender a criterios de proporcionalidad. Se legisla a ritmo de telediario, para hoy, con un oportunismo que busca rédito electoral saciando la sed de venganza popular.
    • - Muchas mujeres siguen teniendo recelo a denunciar porque se sentirían estigmatizadas, por miedo o vergüenza, por falta de confianza en las medidas de protección, ...
    • - Aunque las leyes contra la violencia son necesarias, al entrar en proceso penal, la actitud paternalista del estado al considerar a la mujer un sujeto vulnerable que no puede defenderse, hace que la mujer pierda su autonomía y capacidad de decidir.
    • - Sería útil una revisión de las leyes desde la perspectiva de género y de los derechos humanos.
  • Las leyes, en muchas ocasiones, consideran a la mujer como una categoría unitaria, sin tener en cuenta ni las necesidades específicas de diferentes grupos de mujeres (mujeres migrantes, adolescentes, ...) ni las necesidades individuales y particularidades de cada caso.
  • Las normas y convenios internacionales (como la Convención para eliminar formas de discriminación contrala mujer CEDAW de 1979, la Convención de Bélem do Pará de 1994, el Protocolo de Palermo de 2003, el Convenio Europeo 210 de Estambul de 2011) establecen que los estados tienen obligaciones para tomar medidas y actuar con la debida diligencia. Existen órganos de control y vigilancia a los estados, pero las reparaciones establecidas hasta ahora a los estados son meramente económicas. Además, se recomiendan a veces cambios legislativos o en protocolos de actuación, recomendaciones que no son de obligado cumplimiento. 
  • El feminismo oficial universaliza el problema e interpreta que la violencia contra la mujer surge exclusivamente de la desigualdad de género: todas la mujeres tendríamos las mismas posibilidades de recibir violencia, cuando, además, no siempre es exclusivamente el hecho de ser mujer lo que hace que sufra violencia. El feminismo crítico tiene en cuenta los factores que influyen y la especificidad de cada grupo de riesgo antes de plantear medidas. 
  • Pero, ¿es realmente efectivo el derecho penal como mecanismo contra  un problema social como la violencia contra las mujeres? Con el derecho penal se da relevancia al problema, pero como medida única es incompleta. El intervencionismo desde el derecho penal no disuade a quien maltrata. A veces se generalizan medidas y se dejan de utilizar otras medidas útiles como la mediación penal y la sensibilización.
  • Los estados deberían desarrollar ante todo una atención primaria preventiva: educación primaria y medidas de prevención. 

Imágen tomada de Earth Times


Entre los conceptos que he oído hoy, quiero destacar el de DEBIDA DILIGENCIA (o diligencia debida):
"En virtud del derecho internacional y de pactos específicos de derechos humanos, los Estados también pueden ser responsables de actos privados si no adoptan medidas con la diligencia debida para impedir la violación de los derechos o para investigar y castigar los actos de violencia e indemnizar a las víctimas." (párrafo 9 de la Recomendación General 19 del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de la ONU)
Según Amnistía Internacional, el concepto jurídico de la diligencia debida clarifica la responsabilidad del Estado de hacer que los derechos sean una realidad en aquellos casos en los que ni el autor de los abusos ni la víctima son agentes estatales. Lo que se les exige a los estados en los diferentes protocolos y convenios es que impidan, investiguen y castiguen los abusos, tanto de los agentes estatales como no estatales. Los gobiernos tendrían la responsabilidad de adoptar medidas educativas, jurídicas y prácticas para reducir el grado de violencia.  

Me ha sorprendido cómo un concepto jurídico que no manejaba, como el de debida diligencia, conecte tanto con el mundo educativo. La escuela, como institución, también puede ser responsable o co-responsable de la violencia institucional que se ejerce contra mujeres y niñas. Los docentes y toda la comunidad educativa debemos actuar con la diligencia debida ante los casos de violencia escolar, no mirar para otro lado, no promoverlos ni consentirlos. Se trata de un tema de responsabilidad y ética, pero también de un tema legal, algo que no debemos olvidar quienes trabajamos con menores. Deberíamos plantearnos si el Reglamento de Régimen Interno del centro es una herramienta útil en la actuación contra esta forma de violencia y establecer protocolos efectivos de actuación en la escuela.

Del mismo modo, nuestra acción preventiva primaria es fundamental. Entre otros muchos recursos educativos que podemos utilizar, hoy quiero destacar varios enlaces recientes:


Toda entrada o artículo sobre un tema relacionado con la prevención acaba siempre recordando que prevenir es labor de todos. Hoy sólo quiero recordar que para los que trabajamos en educación no es sólo una "buena voluntad", sino una responsabilidad.



Enlaces relacionados:

3 comentarios:

  1. Muchas gracias por hacer referencia a mi blog.
    Saludos cordiales ("ficho" tu blog").

    ResponderEliminar
  2. TE DEJO EL ENLACE A LA RECOPILACIÓN DE BLOGS DE COEDUCACIÓN QUE HE HECHO. VAN CASI 50 Y AUMENTANDO.
    http://tutoriasdeliesfrios.blogspot.com.es/2012/11/516-mas-de-25-blog-de-coeducacion.html
    SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Patricia. Lo añado en enlaces relacionados. Muy útil.

      Eliminar