viernes, 7 de diciembre de 2012

¿Cómo trabajar el tema de la diversidad afectivo-sexual en las aulas? Estudio sobre la importancia de prevenir el acoso escolar homofóbico

En el número 331 de la Guía del Psicólogo, editada por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid para diciembre de 2012 (página 21), se reseña la presentación el pasado día 20 en la sede del Colegio del informe "Acoso escolar homofóbico y riesgo de suicidio en adolescentes y jóvenes LGB", dirigido por Jesús Generelo y coordinado por Jesús Ferrándiz.  Recomiendo leer el informe completo, publicado para su difusión, pero, si no tienes tiempo, aquí te dejo el resumen de las conclusiones.

Tomada del blog TutoríaGLBT

"El fenómeno del acoso escolar por homofobia en adolescentes y jóvenes LGB de hasta 25 años es un fenómeno que se extiende por los centros educativos de toda la geografía española. Este acoso escolar homofóbico se inicia a los 12-13 años y dura hasta el bachillerato. En su mayor parte es provocado por los compañeros varones, siendo también los adolescentes y jóvenes de género masculino los que más lo padecen. No hay que descartar la importancia del porcentaje de jóvenes que ha sido acosado por sus propios profesores. 
El tipo de acoso escolar homofóbico más frecuente es el verbal y de aislamiento. El acoso se produce con frecuencia y de un modo prolongado en el tiempo. El acoso escolar por homofobia es sufrido, la mayor parte de las veces, ante el desconocimiento de las familias y el escaso apoyo del profesorado, que generalmente lo tolera. En la gran mayoría de los casos los adolescentes y jóvenes LGB no lo cuentan a sus familias por miedo a su reacción o por homofobia interiorizada. En los casos, los menos, que las familias tienen información de lo que está ocurriendo a sus hijos/as LGB, aquellas, mayoritariamente, les apoyan; especialmente las madres.
El acoso escolar por homofobia frecuente y prolongado provoca en los adolescentes y jóvenes LGB que lo sufren sentimientos claros de vulnerabilidad, aislamiento, autocastigo y culpabilidad. Estas emociones negativas en períodos largos de tiempo llevan a las víctimas, en un alto porcentaje, a la desesperanza, es decir, a vislumbrar que no hay solución para la situación que están sufriendo. Esta desesperanza está directamente relacionada, en las situaciones en las que se presenta, con un elevado riesgo de ideación de suicidio, de planeamiento del mismo y, en menor medida, pero en un importante porcentaje, de intento de suicidio.  Queda, pues, confirmada la hipótesis planteada al inicio de esta investigación de que, en situaciones de inexistencia de apoyo familiar o del profesorado de los centros educativos, existe una clara vinculación entre el acoso escolar homofóbico que soportan los adolescentes y jóvenes LGB, el sentimiento de desesperanza que experimentan, y el consiguiente riesgo de ideación, planeación e intento de suicidio por su parte." 

Me quedo con la última frase del informe:
"La homosexualidad o la bisexualidad, por sí mismas, no implican mayor riesgo de suicidio. Pero el acoso escolar homofóbico en contextos de rechazo familiar e inacción del centro educativo, claramente sí. Entre todos podemos evitarlo."
Pictogramas de Sergio Palao en ARASAAC para el concepto "hacer el amor"

¿Cómo evitarlo? El informe recomienda en su parte final recursos para trabajar el tema de la diversidad afectivo sexual en la escuela. Aquí tienes algunos de esos enlaces y otros que he encontrado en la red:

Creo firmemente que debemos incorporar el tema de la educación afectivo-sexual y de la diversidad afectivo-sexual dentro de la acción tutorial en las escuelas. Mirando estos enlaces he encontrado guías y propuestas para llevarlo a la práctica. También me han venido a la cabeza preguntas como: ¿Por qué la diversidad afectivo-sexual sigue siendo un tema tabú en muchas escuelas? ¿Por qué la mayoría de actuaciones en esta línea que he encontrado no dejan de parecer en muchos casos acciones puntuales, no generalizadas, por parte de colectivos de personas GLBT? Al hablar de diversidad afectivo-sexual nos  estamos refiriendo a todos y cada uno, también a los que somos heterosexuales. Y tú, ¿qué opinas? Espero tu comentario.


Enlaces relacionados:

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario