miércoles, 5 de junio de 2013

"¿Está fracasando la escuela como institución sociocultural?" (2ª parte)

En esta segunda entrada vuelvo a ponerme al día con este curso y comparto en mi blog los materiales y notas que he ido tomando del #webinarid, que se desarrolla de forma interactiva entre el 1 y el 20 de Junio.



El primer debate gira en torno a los documentos elaborados por Juan Manuel Escudero (PDF y video), Juan de Pablos (PDF), Nacho Rivas (PDF) y Lourdes Montero (PDF).

Notas del vídeo y documento del profesor Juan Manuel Escudero, de la Universidad de Murcia:

  • ¿Qué se quiere decir con fracaso escolar? El fracaso escolar no es algo que ocurre de forma natural, sino porque se dan una serie de circunstancias en un contexto específico, la escuela, por acciones u omisiones.
  • El fracaso escolar es más amplio que el bajo o mal rendimiento académico. Es importante tener en cuenta los caminos, no sólo los resultados; tampoco debemos olvidar los temas afectivos y sociales relacionados con este fracaso y que conectan con la personalidad de los alumnos.
  • El fracaso escolar no es un problema exclusivo de los alumnos que suspenden, a los que se considera simples víctimas.
  • La respuesta al fracaso escolar es compleja porque es algo que va haciéndose, no es algo que es. Si un alumno va fracasando o teniendo éxito en la escuela es porque algo le lleva a ello.
  • Es más provechoso enfocar el fracaso escolar en términos preventivos que reactivos. Es mejor actuar cuanto antes, mejor antes de terminar una etapa.
  • Si el fracaso escolar existe es porque hay un orden en las escuelas que lo permite y legitimiza: el fracaso escolar es una construcción de la propia escuela, de sus normas, estructura y organización.
  • El fracaso escolar cumple una doble función: califica negativamente a los sujetos para no tener que revisar el propio sistema para autoprotegerse; y distingue a los que sí valen de los que no valen.
  • No importa tanto hacer algo contra el fracaso escolar sino por qué hacerlo. Debemos subrayar como motivo los imperativos éticos y morales: el fracaso escolar atenta contra el derecho a la educación de las personas.
  • En los últimos años se han aplicado muchas medidas y políticas, pero no se han integrado ni vertebrado estas acciones, sino que se han yuxtapuesto. Además, no basta con diseñar programas, sino que el éxito dependerá de cómo se implementan. No se dedica suficiente tiempo al seguimiento de los resultados de las medidas tomadas.
  • Tres cuestiones que deben tener en cuenta las políticas alternativas: 1) Fortalecer la educación pública, que es desde la que más se puede garantizar el derecho a la educación; 2) Reconstruir el currículo, enseñanza, evaluación de los centros; y 3) Lograr tener buenos docentes (atraer a los mejores docentes, formación continua, ...)

Notas de la respuesta de Juan de Pablos, de la Universidad de Sevilla:

  • El fracaso escolar es sin ninguna duda una experiencia frustrante que impide el acceso a un bien tan valioso como la educación.
  • Tras los numerosos cambios legislativos en los últimos 30 años en España, es lógico hablar del fracaso de las políticas educativas.
  • La educación pública no puede por definición ser excluyente, al menos en sus niveles educativos. La LOMCE parte del valor de la excelencia como prioridad.
  • Hay numerosas carencias en l formación inicial y permanente del profesorado.
  • En la medida de lo posible los centros deben favorecer la creación de redes de apoyo, especialmente para los estudiantes más vulnerables.
  • La educación es una pieza fundamental en la necesaria regeneración ética y moral de la sociedad en el marco de crisis generalizada actual.

Notas de la respuesta de José Ignacio Rivas, de la Universidad de Málaga:

  • Las políticas educativas que se llevan planteando desde la industrialización, en tiempos de liberalismo y neoliberalismo, hacen que el sistema educativo actúe como mecanismo de intención de distribución y clasificación social del alumnado: formación y selección de profesionales capaces de llevar a cabo las sucesivas demandas de los sistemas productivos. 
  • Desde la perspectiva ecológica, el fracaso de los sujetos representa el fracaso de la escuela como institución, ya que no es capaz de dar respuesta a todos y cada uno de los que pasan por sus muros.
  • La escuela está fracasando, más allá de que haya alumnado que fracase o no, porque se ha configurado como un instrumento de poder para el control social y la pervivencia del orden hegemónico establecido.
  • Los considerados expertos autorizados para establecer juicios sobre el alumnado (principalmente los docentes y otros especialistas) deciden el futuro personal de los sujetos, a veces con consecuencias graves e irreversibles.
  • La escuela fracasa en la medida en que no es una "escuela para todos", en que no hay excelencia ni calidad para todos. No hay equidad.
  • Se ha roto el pacto social que contemplaba la educación como medio de promoción social. 
  • Necesitamos un modelo diferente de comprender la educación. La equidad del sistema educativo debe establecerse desde la posición de los más débiles, y no de los poderosos. Hay que reconfigurar las relaciones de poder, situando los derechos en términos de emancipación y de justicia social.

Notas de la respuesta de Lourdes Montero, de la Universidad de Santiago de Compostela:

  • Si nos atenemos al nivel personal, experiencial, de los contactos con alumnos, padres, compañeros, políticos…, quizás no pueda decirse que la escuela está fracasando, pero tampoco que esté cumpliendo la diversidad de funciones que cada colectivo le atribuye, según las expectativas generadas desde su lugar en el conjunto del sistema.
  • Los éxitos parecen ser olvidados para poner el acento en los “puntos obscuros” o agujeros negros, entre los que se encuentra las tasas de abandono y fracaso escolar. Quizás por su visibilidad es el flanco más débil en el que situar los ataques a la escuela pública.
  • ¿Los alumnos de hoy saben menos de lo que nosotros sabíamos cuando éramos como ellos? No: saben otras cosas ¡Por ese lado el fracaso se esfuma!
  • Los alumnos se van “desvinculando” de la escuela… ¿Cómo hacer que no suceda? Hacer buenos diagnósticos quizás facilitara establecer mejores tratamientos que los que nos están ofreciendo.
  • ¿Por qué la profesión docente es tan compleja? Uno de nosotros dice que es porque en la misma persona se agolpan las tres funciones: legislador (diseñador), ejecutor (trabajador) y juez (evaluador/calificador). Y continúa preguntándose: ¿qué prima por imposibilidad material y humana? La ejecución de lo más tangible (lo llamado objetivo) que evita problemas y asegura quien manda, quien sabe y qué se debe hacer. La preparación, hacia donde vamos y por qué, suele ser externa (legislación, editoriales, internet, …) y generalista, homogénea (igual para todos). La valoración es un eslabón perdido en el final que se toma como un añadido y que se condensa en una píldora, calificación, que una vez tomada tiene efectos secundarios para quien la ha recibido, no para quien la ha recetado.
  • Solo cuando cada quien tenga dentro de su centro una persona de referencia que le atienda y que le entienda como se merece como ser humano podremos empezar a hablar de otras cosas.
  • Solo cuando esa persona de referencia tenga, en el centro, otra persona de referencia que esté siempre presente: invisible cuando la cosa va bien y visible ante la dificultad, podremos hablar de otra cosa.
  • Solo cuando los centros sean tenidos en cuenta (en su globalidad y en su singularidad), como microsociedades en desarrollo podremos hablar de otra cosa.
  • Solo cuando quienes toman decisiones sobre todo ello, crean que esto tiene sentido social y no sea un sálvese quien pueda empezaremos dar sentido a formar en competencias para competer, no para competir.
Algunas aportaciones de los comentarios de los participantes en el foro:

  • ¿Se puede pensar un nuevo modelo de escuela, de formación docente, de políticas educativas si no pensamos antes un proyecto político de fondo que enmarque todo eso? (Gabriel Rosales)
  • “Precisamos una pedagogía de la complejidad, de forma que las tareas académicas puedan ser atractivas y retadoras para todos, sin que todos estén obligados a hacer los mismo”. (Cita de Gimeno Sacristán)
  • ¿Por qué razón nos andamos pasando la pelota como sociedad de quién tiene la culpa de esta situación? (Elba Gutiérrez)
  • los profesores españoles, sobre todo en secundaria, suspenden mucho, muchísimo, más que nadie. Es una tradición que da lustre a ciertas materias y a los docentes de materias sin mucho lustre. Suspende y, así, culpa al alumnado y a las familias y a los políticos y a todo, excepto el cuerpo docente/decente. (Joaquín J. Martínez)
  • Al tratarse de un derecho todos somos responsables y quizá impulsar ésta idea y trabajar por ella nos dé mayor resultado que esperar la coherencia política. (Ana Usabiaga)
  • ¿Qué significa fracasar? ¿Acaso no es otra forma de exclusión evidente y enmascarada? (Pablo Cortés)
  • Si se hicieran estimaciones sobre el proceso, se podrían buscar soluciones propias (marca España que está ahora de moda) que conduzcan a la obtención de medidas preventivas y compensatorias eficaces como es planificar adecuadamente la transición de una a otra etapa (no con medidas selectivas como las que anuncia la LOMCE), refuerzo educativo para el alumnado con mayores dificultades, medios y recursos suficientes, propiciar la convivencia escolar, mediación familiar, eliminación del absentismo escolar, acabar con la desprofesionalización del profesorado, etc. (Juvenal Padrón)

Viñeta de F. Tonucci, FRATO


Justamente esa viñeta de FRATO era la que tenía en mente mientras leía a Escudero y las respuestas del resto de profesores. Es una viñeta que escenifica esa división entre los que tienen éxito y quienes se convierten en tristes "desechos" del sistema. Parafraseando a Nacho Rivas y su respuesta, esta viñeta muestra cómo "la escuela está fracasando, más allá de que haya alumnado que fracase o no". No quiero olvidar que cuando se habla del fracaso solemos centrarnos en los productos de la escuela (número de suspensos, de repetidores, de no titulados, ...) y no en los procesos. La innovación y la mejora debe empezar 'de puertas adentro', en el interior del edificio, cambiando el modo de enseñar, de evaluar y, sobre todo, de responder a las necesidades e intereses de todos y cada uno de los alumnos.

He leído con atención los documentos de partida y las respuestas en este primer foro. En primer lugar me gustaría felicitar a los ponentes y a los participantes por construir juntos este enriquecedor espacio de reflexión. Como dejaba caer Lourdes Montero, he encontrado por el momento muchas más preguntas que respuestas en cada aportación. Desde que una nueva reforma (¿?) educativa empezó a tomar forma en España con los primeros borradores de la LOMCE, una de las cuestiones que más me ha preocupado es cómo afectaría esta ley a la atención a la diversidad y a la elección de itinerarios académicos-profesionales. En el fondo, son dos caras de una misma moneda. Sorprende que en una ley que busca combatir el fracaso escolar, la atención a la diversidad se convierta en gestión del talento y que no se incluyan nuevas medidas para apoyar a los alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo. Para mí el problema central del fracaso sociocultural de la escuela es que no avancemos lo suficiente en la atención a la diversidad de necesidades e intereses de los alumnos.

Iré publicando nuevas entradas según avance el curso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada