sábado, 1 de noviembre de 2014

¿Estamos a TIEMPO para cambiar la hora en educación? ⌛

Pictogramas ARASAAC
La semana pasada cambiamos al horario de invierno. Por arte de magia, el día 26 de Octubre tuvo 25 horas.

Creo que la educación mantiene una relación complicada con todas las partes implicadas en ella (alumnado, profesores, familias, ...). Una relación en la que uno de los factores clave es el tiempo. Y no olvidemos que muchas relaciones mueren por no dedicarse tiempo. ¿Nos falta tiempo? ¿Gestionamos bien los tiempos? ¿Estamos a tiempo?

No me considero un gran escritor de blogs, pero sí soy un lector voraz ... cuando saco tiempo para ello. Los blogs de otros autores nos permiten seguir reflexionando y no dejar pasar de largo las oportunidades de cambio que se nos presentan cada día.

Os dejo con algunos fragmentos sobre el tiempo en educación tomados de blogs que leo con frecuencia. Recomiendo sacar un rato para leer las entradas originales al completo.


________________________________________________


"Párate a pensar un poco en la dinámica del aula. Vamos muy deprisa en el día a día. Va pasando el curso y, por falta de tiempo, comodidad o autosuficiencia, aplazamos cualquier análisis profundo de lo que pasa con nuestros alumnos. Mucho cambio legislativo u organizativo que posterga lo verdaderamente importante en las escuelas: los alumnos. Siempre estamos a tiempo de rectificar o enfocar nuestra práctica educativa." (Óscar Boluda Ivars, 10-1-2014)


"Última  semana del trimestre y, como siempre, llegamos todos apuradísimos. Los alumnos, por su lado, histéricos con las notas (cuántas veces habré oído estos últimos días el recurrente "yo con un 5 me conformo, profe"). Nosotros, los profesores, sobrepasados por las correcciones de exámenes, trabajos, portafolios, recuperaciones y no sé cuántas actividades más. Uno tiene la sensación de que todo el trabajo y el esfuerzo desarrollado por profesores y alumnos, todas esas horas invertidas en planificar, conceptualizar y corregir distintas actividades y pruebas, en estudiar y comprender nuevos contenidos, no acaban de generar los resultados deseados. Y no me refiero a un índice más o menos elevado de aprobados, sino a la consecución de un verdadero, efectivo y profundo aprendizaje." (Ramón Paraíso, 7-4-2014)


"Creo que no puede haber una educación rápida y en la importancia del camino y del recorrido. Es importante la lentitud, la profundidad, el aprendizaje para la comprensión, el tiempo para deliberar y meditar, y no sólo "el hacer". No debemos alimentar el sitema educativo con aprendizajes efímeros e innecesarios. Todos los niños aprenden cuando el ritmo es el adecuado. Menos es más, también en educación." (Manu Velasco, 7-2-2013)



"La impaciencia en educación solo puede generar desencanto, frustración, agresividad, depresión. Necesitamos una educación que deje de lado lo inmediato para centrarse en el incierto futuro que se encontrarán nuestros alumnos. Educar significa dotar de las herramientas (competencias, destrezas, habilidades) necesarias para saber afrontar lo desconocido, para saber adaptarse a situaciones cambiantes. Los objetivos de la educación deben ser la búsqueda permanente, desaprender, olvidar, crear, reconsiderar, innovar y eso es un proceso de largo recorrido." (Salvador Rodríguez Ojaos, 26-5-2014)


"La mayoría de los productos que conocemos se desgastan con el tiempo, se pueden estropear y si los regalamos nos quedamos sin ellos. Sin embargo, existe un recurso que con el tiempo ni se desgasta. Me estoy refiriendo al conocimiento y a su propiedad “sinergética”, que más o menos significa que: 1. Compartir el conocimiento contribuye a mejorarlo; 2. Usar el conocimiento contribuye a que se genere más conocimiento; 3. El conocimiento no se agota al darlo; y 4. Colaborar en su creación lo perfecciona y todos los que colaboran se lo llevan." (Ángel Fidalgo, 7-3-2014)


"La organización temporal de la educación obligatoria hace aguas por todas partes: demasiado larga, demasiado concentrada y mal ajustada a las necesidades de los estudiantes." (Manuel Fernández Enguita, 13-2-2014)

"¿Por qué nadie se plantea abrir los tiempos en esa amalgama educativa que funciona a golpe de timbres? ¿Por qué la individualización (o atención individualizada) no incluye diferentes tiempos para alumnos que son tan diferentes entre ellos? ¿Por qué no permitir que uno se tome el tiempo que requiera? ¿Por qué no relajamos parámetros mesurables para obtener resultados atemporales? ¿Por qué no decidirse a romper la dinámica de tiempos y estados? Los tiempos son peligrosos. Peligrosos y dañinos." (Jordi Martí, 15-7-2014)


"Necesitamos tiempo, perseverancia y profundización para acometer cambios educativos. La tendencia a contemplar los cambios educativos desde los trending topics va, justamente, en el sentido contrario. Estamos bombardeados con aluviones de experiencias efímeras, no testadas y sin continuidad, que quieren ser la referencia de la educación del S.XXI. En ese tren no me subo." (Víctor Cuevas, 1-9-2014)


"El peligro es estar muy ocupado pero no estar siendo nada productivo, estar en todo pero no profundizar en nada, ni a nivel personal ni profesional. La cuestión de todas estas referencias, es el hacernos conscientes de cómo intentamos llenar nuestras vidas de actividad, sobre todo en el instaurado ámbito de las redes sociales y a nivel laboral, cediendo a modas y presiones, relegando aspectos personales, sin tomarnos una pausa, un tiempo, sin permitirnos bajar el ritmo, tener un tiempo de ocio, de juego... que son bien necesarios tarde o temprano para poder asumir los cambios y vaivenes que nos trae la vida, continuar, replantear, definir objetivos, metas y proyectos tanto profesionales como personales y, después de todo ello, dejar paso al tiempo de regreso, con más fuerzas, con más ganas, con energías renovadas y teniendo más claro qué camino vamos a seguir personal o profesionalmente." (Mª del Camino Pérez, 15-6-2014)


________________________________________________


Este curso seguramente voy a escribir menos en este blog pero trataré de cocinar cada entrada a fuego lento. Quiero disfrutar del camino, no dejar de aprender.

Y tú, ¿crees que estamos a tiempo para cambiar la educación? Puedes añadir un comentario.

2 comentarios:

  1. Estamos a tiempo, Alberto! Pensamiento positivo! Se trata, como decía aquel, de anteponer lo verdaderamente importante a lo simplemente urgente. Dedicarnos tiempo para la reflexión y el análisis de nuestro trabajo seguro que nos permitirá mejorar y potenciar nuestra práctica. Gracias por la cita pero, sobretodo, gracias por escribir un nuevo post, se echan de menos tus preguntas durante este curso... Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ramón. Cuesta sacar tiempo para leer, pararse y pensar la educación. Por suerte, uno siempre puede echar mano de grandes blogs como el tuyo. Un abrazo

      Eliminar