jueves, 29 de septiembre de 2016

17. Trastornos psicológicos derivados de problemas endocrinológicos.

Cuestiones: ¿Cuáles son los principales trastornos endocrinológicos? ¿Cuáles son las consecuencias de estos trastornos en el comportamiento? ¿Qué trastornos psicológicos se derivan de problemas endocrinológicos? 

  • Existen trastornos originados en el sistema endócrino, y pueden deberse a una hiper (excesiva) o hipo (insuficiente) secreción de hormonas:
Glándula afectada
Trastorno originado en el sistema endocrino
Detalles
Trastornos psicológicos derivados y otras consecuencias sobre el comportamiento que pueden aparecer
Hipófisis
Gigantismo y acromegalia
Si la hipófisis produce demasiada hormona del crecimiento, los huesos y las diferentes partes del cuerpo pueden crecer de forma desmedida.
En algunos casos, puede aparecer discapacidad intelectual.
Enanismo
Si los niveles de la hormona del crecimiento son demasiado bajos, un niño puede dejar de crecer.
Tiroides
Hipertiroidismo
Se produce demasiada hormona tiroidea.
Pérdida de peso, ritmo cardíaco acelerado, sudoración y nerviosismo.
Hipotiroidismo
No se produce suficiente hormona tiroidea.
Fatiga, estreñimiento, piel seca y depresión.
Glándulas suprarrenales o adrenales
Insuficiencia suprarrenal
La glándula suprarrenal libera muy poca cantidad de hormona cortisol y aldosterona
Los síntomas incluyen malestar, fatiga, deshidratación y alteraciones en la piel.
Síndrome de Cushing
La excesiva producción de cortisol provoca hiperactividad en la glándula suprarrenal.
En un 50% de los pacientes con el síndrome de Cushing aparecen trastornos mentales. Las manifestaciones más frecuentes son la depresión y el insomnio.
Páncreas
Diabetes
Baja producción de la hormona insulina.
Constante necesidad de orinar, sed inusual, hambre extrema, pérdida inusual de peso, fatiga e irritabilidad extremas, ...
Gónadas
Pubertad precoz
Se produce cuando las glándulas liberan hormonas sexuales demasiado pronto.
Son frecuentes los problemas psicosociales asociados.


Epígrafe elaborado por Alberto del Mazo, 2016



Fuente para la elaboración del epígrafe:


Libro de texto: Este tema no aparece en el manual de Ed. Almadraba.
»   Fuente: Guías médicas como https://medlineplus.gov, de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

16. Psicoendocrinología. Bases hormonales de la conducta: el sistema endocrino y sus efectos en la conducta de la persona.

Cuestiones: ¿Qué es la Psicoendicrinología? ¿Influye el sistema endocrino en la conducta?



1. El mantenimiento del equilibrio u homeostasis en el cuerpo es un proceso verdaderamente complejo, en el que interviene una multitud de actividades fisiológicas diferentes, reguladas, a su vez, por sustancias emitidas sobre todo por el sistema endocrino. 

2. El sistema endocrino es el responsable directo de la regulación química y está formado por un conjunto de glándulas y hormonas.

3. Las glándulas son grupos de células neurosecretoras cuya misión es emitir hormonas y otras sustancias. Pueden ser glándulas endocrinas o glándulas exocrinas. 
Las glándulas endocrinas liberan hormonas dentro del cuerpo. Las hormonas son sustancias capaces de influir en la función de otras células.
Las glándulas exocrinas liberan sustancias no hormonales en superficies como en la piel o el revestimiento interno del estómago.
4. La Psicoendocrinología es una disciplina perteneciente al área de Psicobiología que estudia el sistema endocrino como sustrato biológico del comportamiento y de los procesos cognitivos.
La Psicoendocrinología estudia la influencia de las hormonas sobre la conducta y los procesos psicológicos, así como los efectos de éstos sobre la secreción y el funcionamiento hormonales.
La Psicoendocrinología busca la comprensión del papel de las hormonas como agentes de la supervivencia, del cambio evolutivo y de la adaptación individual a las demandas de la existencia.
5. El sistema nervioso y el sistema endocrino actúan de forma coordinada para regular las respuestas del organismo. 
Por ejemplo, ante una situación de emergencia, el sistema nervioso autónomo moviliza los recursos corporales: aumenta el ritmo cardíaco y hace más profunda la respiración a fin de aumentar la cantidad de oxígeno, a la vez que ordena a las glándulas suprarrenales la liberación de adrenalina y noradrenalina para prolongar el esfuerzo.
6. La relación entre el sistema endocrino y el nervioso sustenta también procesos graduales de desarrollo a lo largo de la vida del individuo. De este modo, la Psicoendocrinología estudia cuestiones tales como la diferenciación sexual y el desarrollo puberal o el envejecimiento. 

Glándula endocrina
Detalles
Hormonas principales
y efectos en la conducta
Hipófisis o glándula pituitaria
Situada debajo del hipotálamo. Es la glándula principal o maestra. Libera al menos nueve hormonas. Tiene dos partes, una anterior (adenohipófisis) y otra posterior (neurohipófisis).
La hipófisis regula el funcionamiento de las demás glándulas incrementando su secreción cuando no liberan suficiente cantidad de hormonas en la sangre (mecanismo de feedback o retroalimentación)
·    GH: hormona del crecimiento.
·    ADH o vasopresina: disminuye el volumen de la orina.
·    Oxitocina: estimula la contracción del músculo liso del útero durante el parto.
Glándula pineal
Situada en el epitálamo.
·    Melatonina: modula los patrones del sueño y los ritmos circadianos.
Tiroides y paratiroides
Situada sobre la tráquea, regula el metabolismo del cuerpo.
·    Triyodotironina (T3) y Tiroxina (T4): Estimulan el consumo de oxígeno y energía, mediante el incremento del metabolismo basal. Niveles bajos pueden producir sensación de cansancio.
Timo
Situado detrás del esternón. Es parte del sistema inmunológico.
·    Timosina: Estimula el crecimiento de linfocitos.
Glándulas suprarrenales o adrenales
Dos estructuras situadas encima de los riñones.
·    Hidrocortisona o cortisol: Se libera como respuesta al estrés.
·  Adrenalina o epinefrina: Incrementa la frecuencia cardíaca, contrae los vasos sanguíneos, dilata los conductos de aire, y participa en la reacción de lucha o huida del sistema nervioso simpático.
Páncreas
En el abdomen.
·    Insulina y glucagón: Captación y regulación de la glucosa sanguínea.
Gónadas (Ovarios / Testículos)
Son los aparatos reproductores y también desempeñan una función hormonal.
·    Estrógenos: Caracteres femeninos.
·    Progesterona: Fertilidad.
·Testosterona: Estimula el crecimiento muscular, espermatogénesis y caracteres masculinos.


Glándulas exocrinas
Entre las glándulas exocrinas podemos distinguir las glándulas salivares (liberan saliva), las glándulas sudoríparas (sudor), las glándulas digestivas, la glándula lagrimal (lágrimas), las glándulas sebáceas (sebo) y las glándulas mamarias (leche materna).


Epígrafe elaborado por Alberto del Mazo, 2016



Fuente para la elaboración del epígrafe:


Libro de texto: Ramírez, J. (2008) Psicología. Barcelona: Almadraba. Unidad 5 – Punto 7. Sistema endocrino. Pág. 68;
»   Alonso García, J.I. (2008). Psicología. Madrid: McGraw-Hill. Punto 3.4.C. Sistema endocrino, pág. 62.
»   Nelson, R.J. (1996). Psicoendocrinología: Las bases hormonales de la conducta. Barcelona: Ariel.
»   Salvador, A. y Serrano, M.A. (2002). Perspectiva histórica y tendencias de investigación de la Psicoendocrinología. Revista de Psicología General y Aplicada, 55(2), 285-311.

15. Las alteraciones genéticas y su relación con enfermedades y trastornos conductuales.

Cuestión: ¿Qué alteraciones genéticas se relacionan con trastornos conductuales? 



1. En ocasiones, la transmisión genética puede sufrir alteraciones en el número de cromosomas, provocando con frecuencia discapacidad intelectual y trastornos conductuales.
El síndrome de Down es producido por una trisomía o copia extra del cromosoma 21.
El síndrome de Klinefelter consiste en la existencia de dos cromonomas X y uno Y. Suele estar acompañado de retraso en el lenguaje.
Existen otras alteraciones como el Síndrome de Edwards (trisomía del cromosoma 18), el Síndrome del X frágil, el Síndrome de Turner (monosomía del cromosoma X), el Síndrome de Prader-Willi (disomía uniparental del cromosoma 15), ...

2. Otras enfermedades con consecuencias psicológicas siguen los patrones de herencia de Mendel (herencia dominante o recesiva):
Corea de Huntington: destrucción progresiva de neuronas. Hereditaria al 50 %.
La fenilcetonuria, con patrón de herencia recesivo, produce carencia de la enzima que degrada el aminoácido fenilalanina. Conlleva fuerte deterioro en capacidad intelectual.

3. También se ha comprobado una significativa heredabilidad familiar en algunas enfermedades y trastornos mentales como la esquizofrenia, el trastorno bipolar o el autismo. Esto parece confirmar que hay una base genética detrás de estos trastornos.
Sin embargo, es difícil encontrar genes concretos causantes de trastornos conductuales. La herencia es en estos casos poligénica y multifactorial.
Casi todas las investigaciones publicadas en revistas científicas importantes que aseguraban haber descubierto genes asociados al alcoholismo, la esquizofrenia, la depresión maníaca y la enfermedad de Alzheimer han sido objeto de duras críticas metodológicas y no han encontrado confirmación posterior ni siquiera por sus propios autores. No obstante, fueron aireados por los medios de comunicación como descubrimientos revolucionarios.

4. En los últimos años, la ingeniería genética se ha encargado de fragmentar el ADN o genoma humano y corregir algunas posibles alteraciones de tipo hereditario.

5. En cualquier caso, hoy por hoy la única intervención razonablemente eficaz para prevenir e intervenir sobre enfermedades o trastornos conductuales con base genética sigue siendo ambiental: las terapias psicológicas. 

6. La intervención de la psicología en los trastornos hereditarios más graves se encamina fundamentalmente a reducir los efectos que producen en los afectados y en las familias, mejorando en lo posible su calidad de vida, de tal manera que, aunque no se obtenga ningún tipo de mejora física, se consiga que tengan menos dependencia y se retrasen sus efectos negativos. 



Epígrafe elaborado por Alberto del Mazo, 2016



Fuente para la elaboración del epígrafe:


Libro de texto: Ramírez, J. (2008) Psicología. Barcelona: Almadraba. Unidad 5 – Punto 2. De las leyes de Mendel al genoma humano. Pág. 63; 9. La psicología y las alteraciones genéticas y del SNC.  Pág. 69
»   Moreno Muñoz, M. (1995). La determinación genética del comportamiento humano. Gazeta de Antropología, 11, 6.

martes, 27 de septiembre de 2016

14. Influencia de la genética en el comportamiento humano. La raíz genética del comportamiento humano.

Cuestión: ¿Cómo influye la genética en cómo nos comportamos? 


1) Aunque la mayoría de las conductas humanas son aprendidas, no podemos negar la influencia de la herencia genética.

2) Las pautas fijas de acción son comportamientos innatos (no necesita de experiencia previa), muy estereotipados, rígidos y repetitivos; son tan específicas de una especie como cualquier característica anatómica.
Entre estas pautas o preceptos del reino animal se encuentra la conducta alimentaria, conductas parentales con la infancia, territorialidad, apareamiento, manera de morir, …
El genoma de cada especie define algunas de sus capacidades específicas: los delfines pueden hacer acrobacias, las abejas producir miel y los seres humanos podemos razonar.

3) En 1935, el zoólogo austriaco Konrad Lorenz, fundador de la Etología, desarrolló su teoría de la impronta. 
Analizó el comportamiento de ánades, que, al nacer, siguen en fila a la madre.
Concluyó que la impronta no era algo aprendido, sino innato en esta especie, y que las crías siguen a cualquiera que se ponga en movimiento delante de ellas.

4) En los seres humanos hay una serie de pautas fijas de acción o conductas heredadas, denominadas reflejos arcaicos, primarios o primitivos, que resultan muy útiles tanto para alimentarse como para defenderse del medio ambiente. 
La mayoría de los reflejos primitivos desaparecen hacia el tercer mes de vida, como el reflejo de succión, pero otros continúan hasta la vida adulta como el de midriasis y miosis (apertura y cierre de las pupilas ante estímulos luminosos).

5) En 1859, el naturalista británico Charles Darwin formuló su teoría de la evolución de las especies, afirmando que ésta se debe a la acción combinada de la selección natural y de las mutaciones o transformaciones genéticas
En 1865, el monje agustino checo Gregor Mendel, cultivando varias generaciones de guisantes, explicó la base de la herencia de los caracteres dominantes y recesivos.
Hacia 1875, Francis Galton intentó demostrar que ciertos rasgos de conducta se transmiten en familias. Sus estudios se utilizaron para justificar políticas racistas como la eugenesia, que suponía la eliminación o esterilización de los genéticamente imperfectos.
En 1950, Watson y Crick demostraron la estructura de doble hélice del ADN.
En 1996, el escocés Ian Wilmut y su equipo clonaron en Edimburgo a la oveja Dolly.
En 2003, el Proyecto Genoma Humano publicó la cartografía de los más de 20.000 genes que contienen nuestro genotipo, con las instrucciones que se expresarán en los diferentes  fenotipos de la especie humana.

6) Todas las pautas de comportamiento humano dependen no sólo de la herencia genética o del desarrollo fisiológico, sino también del aprendizaje, proceso por el cual la respuesta del individuo se ve modificada por la experiencia.

7) La Genética está avanzando significativamente en el conocimiento de las bases moleculares de muchas enfermedades y alteraciones metabólicas, pero no tanto en el conocimiento de los factores genéticos que expliquen las diferencias individuales de comportamientos, personalidad, capacidades cognitivas y psicopatologías.
No existe oposición entre herencia y ambiente.
La genética es el sustrato que hace posible el desarrollo y aprendizaje. Las influencias genéticas son precisamente eso: influencias, tendencias, propensiones, ...
Erróneamente se tiende a simplificar indicando que los genes influyen directamente en la conducta. Pero nuestros genes no codifican conductas: nuestro material genético suministra indicaciones químicas de autodiferenciación celular y orgánica para crear las estructuras orgánicas (células nerviosas) que a su vez sirven de base a los distintos modos de comportamiento.
Los genes no determinan la conducta. De lo que estamos hablando es de una conexión probabilística entre factores genéticos y diferencias de comportamiento entre individuos.

8) La influencia de la genética humana en la conducta se explica con dos fenómenos: poligenia y pleiotropía.
PLEIOTROPÍA: Fenómeno por el cual un solo gen es responsable de efectos fenotípicos o caracteres.
POLIGENIA: Fenómeno de actuación por combinación de muchos genes sobre un mismo carácter del fenotipo, del que cada uno de esos genes sólo determina un pequeñísimo efecto.
La pleiotropía o actuación de un solo gen explica en humanos trastornos como la fenilcetonuria o el albinismo. Sin embargo, cualquier conducta humana, por sencilla que sea, parece tener una base poligénica y una gran influencia del ambiente.
El cerebro humano contiene de media 86.000 millones de neuronas, cada una capaz de establecer entre 1.000 y 10.000 conexiones (sinapsis) para intercambiar señales con las demás. En cada sinapsis hay un millón de moléculas neurotransmisoras que podrían afectar a la neurona. Esta complejidad hace muy improbable el hecho de que las diferencias entre individuos en su actividad neuronal estén significativamente determinadas por la acción de un único gen individual o por la de unos pocos.
"La Genética de la conducta proporciona la mejor evidencia disponible sobre la importancia del ambiente a la hora de explicar las diferencias individuales" (Robert Plomin, 1990)


Epígrafe elaborado por Alberto del Mazo, 2016



Fuente para la elaboración del epígrafe:
Libro de texto: Ramírez, J. (2008) Psicología. Barcelona: Almadraba. Unidad 5 – Punto 2. De las leyes de Mendel al genoma humano.  Pág. 62-63; Punto 3. Partes innatas de la conducta.  Pág. 64
»   Alonso García, J.I. (2008). Psicología. Madrid: McGraw-Hill. Punto 3.2. Genética y conducta, pág. 51-52.
»   Moreno Muñoz, M. (1995). La determinación genética del comportamiento humano. Gazeta de Antropología, 11, 6.

13. Técnicas actuales en la investigación del cerebro.

Cuestión: ¿Qué técnicas se utilizan actualmente para explorar el cerebro?

  • A lo largo de la historia, el encéfalo ha sido un órgano muy estudiado, pero, hasta que aparecieron los microscopios, no era sencillo comprenderlo. 
  • Para la Psicología resulta de suma importancia tener al menos un conocimiento funcional del cerebro
  • Estas son las técnicas de exploración cerebral utilizadas progresivamente:


TÉCNICA
DETALLES
Observaciones
clínicas
·    Es el método más antiguo. Consiste en observar directamente, sobre el comportamiento del sujeto, los efectos de las enfermedades o las lesiones cerebrales.
·    También pueden estudiarse daños en el cerebro post-mortem.
Manipulaciones
del cerebro

·    Consiste en provocar reacciones cerebrales para proceder, posteriormente, a su estudio.
Electroencefalograma (EEG)
·    Registro gráfico de las ondas y ritmos de emisión de la actividad eléctrica cerebral mediante electrodos en la superficie del cráneo.
·    Se usa en humanos desde 1920. Registra varios tipos de ondas: alfa (despierto y relajado), beta (concentrado), delta (dormido) y theta (meditación y pensamiento creativo).
·    Útil para detectar lesiones cerebrales secundarias debidas a traumatismo, a la epilepsia o a un tumor.
Tomografía Axial Computarizada (TAC)
·    Desde 1971. Realización radiológica (rayos X) de un número elevado de fotografías del cerebro, capa a capa, que el ordenador une en una imagen o sección única del cerebro.
·    Permite detectar lesiones cerebrales y determinar su amplitud.
·    Ofrece una visión estática y no explica las funciones cerebrales.
Tomografía
por Emisión
de Positrones (TEP)
·    Desde 1961. Se inyecta una sustancia de baja intensidad radiactiva (2-desoxiglucosa con un isótopo de flúor) que intervenga en la actividad cerebral.
·    Se registran los cambios en la emisión de radiactividad de esa sustancia en el flujo sanguíneo en una zona concreta del cerebro mientras el sujeto desarrolla una actividad.
Resonancia
Magnética
Nuclear (RMN)
·    Surge en 1972. Consiste en exponer la cabeza a un campo magnético intenso para detectar y registrar en ordenador la respuesta de átomos de hidrógeno de distintas partes del cerebro.
·    Detecta posibles lesiones en el cerebelo, tumores incipientes o lesiones de menor importancia no visibles por otros métodos.


Epígrafe elaborado por Alberto del Mazo, 2016



Fuente para la elaboración del epígrafe:


Libro de texto: Ramírez, J. (2008) Psicología. Barcelona: Almadraba. Unidad 5 – Punto 8. Técnicas de exploración cerebral.  Pág. 68;
Alonso García, J.I. (2008). Psicología. Bachillerato. Madrid: McGraw-Hill. Punto 3.5. Métodos de exploración cerebral. Pág. 63.

12. Las áreas cerebrales y sus funciones.

Cuestiones: ¿Cuáles son las principales áreas cerebrales? ¿Qué funciones tienen? 



1. El encéfalo es la parte central del sistema nervioso, encerrada y protegida en la cavidad craneal. 

2. Existen varias posibles divisiones del encéfalo.
Podemos hablar de tres órganos principales: cerebro, cerebelo y bulbo raquídeo.
El encéfalo se divide en tres regiones: el cerebro anterior o prosencéfalo (hemisferios cerebrales y diencéfalo); el cerebro medio o mesencéfalo; y el rombencéfalo o cerebro posterior (cerebelo, protuberancia y bulbo raquídeo).
También podemos dividirlo en cerebro, cerebelo y tronco cerebral (compuesto por cerebro medio, protuberancia y bulbo raquídeo), unido este último a la médula espinal.
El cerebro tiene 6 áreas anatómicas principales observables por resonancia magnética:
I. TELENCÉFALO o HEMISFERIOS CEREBRALES: 
El telencéfalo está compuesto principalmente por …
o Corteza o córtex cerebral: rodea los hemisferios cerebrales y constituye el 80 % del peso total del cerebro. El córtex cerebral tiene 4 áreas básicas:
a. Corteza somatosensorial: en el lóbulo parietal. Recibe información sobre los sentidos corporales (tacto, presión, temperatura y dolor).
b. Corteza motora: en el lóbulo frontal. Participa en la iniciación de los movimientos voluntarios.
c. Corteza auditiva: en el lóbulo temporal. Procesa las señales enviadas por las neuronas sensoriales al oído y permite diferenciar variaciones del sonido.
d. Corteza visual: en el lóbulo occipital. Lo que vemos es una imagen mental captada por el cerebro a partir de la información codificada.
o Ganglios basales: relacionados con los movimientos automáticos y rítmicos.
o Sistema Límbico: En la zona de los lóbulos temporales. Relacionado con la motivación y la emoción. Incluye regiones como el hipocampo (relacionado con la memoria) y la amígdala (estados emocionales).
Los hemisferios cerebrales están conectados por el cuerpo calloso. Controlan los lados opuestos del cuerpo.
o Hemisferio izquierdo: más racional, en él se localiza principalmente el lenguaje abstracto, habla, escritura y cálculo, …
o Hemisferio derecho: más emocional, relacionado con la percepción del tiempo, visualización, reconocimiento de patrones, habilidades espaciales y la ejecución artística y musical.
Los hemisferios cerebrales tienen tres cisuras o surcos: longitudinal, lateral (cisura de Silvio) y central (cisura de Rolando). Las cisuras dividen cada hemisferio en cuatro lóbulos.
o Lóbulo frontal: asociado a funciones mentales superiores, como pensar, planificar o decidir. Controla las acciones del cuerpo y la consciencia.
o Lóbulo temporal: cerca de los oídos, recibe sonidos e impulsos olfativos y controla el habla y la memoria.
o Lóbulo parietal: en la sección superior, está asociado a las sensaciones corporales (tacto, temperatura, presión y otras sensaciones somáticas).
o Lóbulo occipital: en la parte posterior, es la zona de procesamiento visual de la corteza.
II. DIENCÉFALO: Está compuesto por …
o Tálamo: procesa y distribuye información sensorial y motora.
o Hipotálamo: regula el sistema nervioso autónomo y el endocrino.
III. CEREBRO MEDIO O MESENCÉFALO: Varias de sus regiones controlan los movimientos oculares, la coordinación de los reflejos visuales y auditivos y los músculos esqueléticos. 
IV. CEREBELO O METENCÉFALO: regula la fuerza y disposición del movimiento y el aprendizaje de habilidades motoras. 
V. PROTUBERANCIA: contiene un gran número de neuronas que distribuyen información desde los hemisferios cerebrales al cerebelo. 
VI. BULBO RAQUÍDEO O MIELENCÉFALO: controla funciones vitales como la digestión, respiración y regulación del sistema cardiovascular.

3. Los principales estudios neuropsicológicos se han centrado especialmente en las áreas de la corteza cerebral. 
En 1909, K. Brodmann definió y numeró hasta 52 áreas de la corteza cerebral en función de la disposición de las células que las forman.
Se ha encontrado la relación entre funciones cognitivas y áreas concretas de Brodmann. Por ejemplo, en la producción del lenguaje participaría específicamente el área de Broca (áreas 44 y 45 de Brodmann) y en la decodificación auditiva el área de Wernicke (21 y 22). 

4. Aunque haya áreas especializadas en nuestro cerebro, el funcionamiento del encéfalo es holista (funciona como un todo).
No es posible hablar con rigor de centros cerebrales donde se asienten de manera exclusiva determinadas funciones mentales.
Es más conveniente hablar de áreas funcionales que pueden activar o inhibir cada proceso para el que están especializadas, aunque todas las áreas actúan solapadamente entre sí.

Epígrafe elaborado por Alberto del Mazo, 2016



Fuente para la elaboración del epígrafe:


Libro de texto: Ramírez, J. (2008) Psicología. Barcelona: Almadraba. Unidad 5 – Punto 6. División del sistema nervioso.  Pág. 65 - 67;
»   Alonso García, J.I. (2008). Psicología. Bachillerato. Barcelona: McGraw-Hill. Punto 3.4. División del sistema nervioso. Pág. 58-60.
»   Kolb, B. y Whishaw, I.Q. (2006). Neuropsicología humana. Madrid: Editorial Médica Panamericana.