martes, 1 de noviembre de 2016

23. Definiciones de atención.

ü  Cuestiones: ¿Cómo podemos definir el proceso cognitivo de la atención? ¿Cuáles son las características básicas de la atención? ¿Qué tipos de atención podemos diferenciar?



1.         La atención es un proceso cognitivo que permite controlar y orientar la actividad consciente del individuo para desarrollar una conducta adaptativa y planificar su vida.
·         La atención orienta nuestros receptores sensoriales hacia los estímulos que deseamos percibir.
·         La atención influye en cómo procesamos la información.
o  Procesamiento automático: tareas que demandan poca atención; permiten hacer varias actividades al mismo tiempo.
o  Procesamiento controlado: tareas que implican un gran esfuerzo y control consciente de la conducta.


2.         La atención posee unas características básicas:
·         El fundamento biológico de la atención es el sistema reticular de activación (SRA) una zona amplia del cerebro que pasa por el tronco cerebral, el tálamo y la corteza, y que regula el estado de vigilia y las oscilaciones de nuestros niveles fisiológicos de alerta (arousal), que podemos medir mediante las ondas gamma de un electroencefalograma (EEG).
·         Es una actividad consciente del sujeto que busca un objetivo e inhibe todo lo que pueda interferir.
·         No todo lo que estimula nuestros receptores sensoriales es transformado en representación mental.
·         Activa o inhibe los procesos cognitivos dependiendo de las demandas de la situación.
·         Orienta los sentidos, los sistemas de respuesta y los esquemas de conocimiento residentes en la memoria.
·         Puede sufrir constantes modificaciones en función de diversos factores: estado físico, fatiga mental, sueños, influencia de fármacos y alimentos, condiciones externas, madurez individual, motivación y emociones, …


3. Existen dos tipos de atención fundamentales: atención sostenida y atención selectiva. También podemos considerar en otras clasificaciones la existencia de una atención dividida.
·         Atención sostenida: El tiempo que una persona puede estar concentrada en una actividad tiene que ver con su grado de estimulación. Si está demasiado relajada, es posible que no presente una atención total, pero si está sobreexcitada, también cabe la posibilidad de que cometa errores.
·         Atención selectiva: Es la capacidad para mantener una atención concentrada entre distractores o estímulos que compiten. Hacemos una selección de aquellos estímulos que más nos interesan en cada momento. El psicólogo cognitivo británico Donald Broadbent (1958) estudió la capacidad de la atención como filtro. Algunos autores también consideran que existe una atención alternante, que sería una parte de la atención selectiva que permitiría cambiar el foco de atención a diferentes tareas sucesivas.
·         Atención dividida: Capacidad para atender a dos cosas al mismo tiempo, es decir, la selección simultánea de una información, de un proceso o de un esquema de acción. Requiere el cambio ágil entre tareas, o la ejecución de forma automática de alguna de ellas.


4. La atención puede sufrir alteraciones y déficit. Entre las principales, destacamos:

·         Alteraciones de los niveles fisiológicos de activación (arousal): Los niveles de arousal se muestran en un continuo, donde el estado de coma representa la entidad más grave, hasta el estado de vigila, en el que no aparecen disfunciones. Entre ambas condiciones encontramos alteraciones como somnolencia, desorientación, delirium o ausencia del reflejo de orientación.
·         Déficit en atención sostenida: Se muestra a través de la fatiga mental y en patrones de respuesta claramente decrecientes ante una tarea.
·         Déficit en atención selectiva: Se muestra como distracción, al no hacer una selección apropiada entre todos los estímulos al alcance. Al no ser capaces de centrar su foco de atención, tienen dificultades para completar algunas tareas, especialmente las académicas.
·         Déficit en atención dividida: Las personas afectadas muestran problemas para llevar a cabo tareas simultáneas

5. También pueden producirse trastornos relacionados con los procesos de atención:
·         Trastorno por déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH): El trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH), es un trastorno que se inicia en la infancia y se caracteriza por dificultades para mantener la atención, hiperactividad o exceso de movimiento e impulsividad o dificultades en el control de los impulsos.

·         Negligencia contralateral o síndrome de inatención: Los pacientes desatienden las percepciones (visuales, auditivas, ...) del lado izquierdo de su cuerpo y de ese mismo lado del medio externo. Producida por lesiones parietales.


Epígrafe elaborado por Alberto del Mazo, 2016



Fuente para la elaboración del epígrafe:
Ø  Libro de texto: Ramírez, J. (2008) Psicología. Barcelona: Almadraba. Unidad 5 – Punto 1. Fundamentos biológicos de la atención; Punto 2. Tipos de atención.  Pág. 76-77;
»   Alonso García, J.I. (2008). Psicología. Bachillerato. Madrid: McGraw-Hill. Punto 4.6. La atención. Pág. 87.
»   García Rodríguez, J.M. y Vela León, J.A. (2009). Psicología. Bachillerato. Madrid: Laberinto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario