sábado, 26 de noviembre de 2016

¿Para cuándo un pacto por la orientación?

Aprovechando que parece firme la propuesta de varios partidos para lograr en los próximos meses un #PactoPorLaEducación, recupero en mi blog personal un texto que publiqué originalmente hace unos meses, allá por el 29 de febrero, en el proyecto Colectivo Orienta

______________________________________________________________

En el marco de los debates en el Congreso de las últimas semanas, nos sorprende la propuesta presentada por un diputado. Recomiendo una lectura atenta y crítica.
Pacto
Fuente: SCY – pixabay, Creative Commons.
“Cada año miles de jóvenes toman una decisión errónea en el momento de elegir una carrera, lo cual puede motivar la deserción escolar y la aparición de múltiples conflictos psicológicos en los estudiantes. Por ello, el gobierno junto con las instituciones educativas, tanto públicas como privadas, deben sumar esfuerzos para fomentar campañas de orientación vocacional y reforzar Departamentos de Orientación de los centros. Se debe impulsar que los jóvenes puedan identificar aptitudes e intereses enfocados a ciertas áreas del conocimiento, para poder iniciar y desarrollar con éxito una carrera profesional. Muchas veces, los jóvenes en diversas circunstancias eligen una carrera porque está de moda, porque creen que tendrán muchos ingresos en un futuro, o simplemente por la presión de amigos y familiares, lo cual resulta un grave error. En este contexto, la información ofrecida en estas campañas institucionales y en los centros debe ser un instrumento para guiar a los estudiantes ayudándoles a tomar una decisión respecto a su futuro profesional, de acuerdo con su perfil vocacional. El hecho de que, según los datos oficiales, entre el 30 y 40 por ciento de los jóvenes se equivoquen a la hora de elegir una carrera, evidencia una falta de orientación efectiva. El abandono del bachillerato o de una carrera universitaria cuesta al país alrededor de 18 millones cada año, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística. La educación es un pilar fundamental que propicia el conocimiento, enriquece la cultura y permite alcanzar mejores niveles de bienestar social y económico. La elección de una carrera que cumpla con el grado de interés, habilidad y capacidad de los jóvenes, contribuirá a una realización personal, académica y laboral óptima.” (Fuente: Congreso de los Diputados, 25-1-2016)
Se habla desde hace muchos años de la necesidad de un pacto por la educación en España y, sin duda, un aspecto relevante dentro de ese pacto tendría que ver con la orientación académica y profesional del alumnado. Quienes nos dedicamos a la orientación en los centros deseamos cuanto antes un marco educativo estable, no improvisado y consensuado desde el que podamos acompañar con rigor a nuestros estudiantes en este proceso de toma de decisiones vocacionales. Un tema que raras veces aparece en los programas políticos de los partidos.

Además, la orientación en el ámbito escolar no sólo se dirige a lo académico y profesional. Este "pacto por la orientación" también debería incluir, entre otras cosas, medidas y recursos suficientes para la atención a las necesidades educativas del alumnado desde una perspectiva inclusiva, una acción tutorial personalizada, formación docente, ...

Es una gran noticia que en el Congreso de los Diputados se hable también de orientación. Lástima que la cita, real y con escasa repercusión mediática y parlamentaria, provenga de un diputado de un partido con una pequeña representación en el Congreso de los Diputados … de México. ¿Tenemos que seguir soñando para ver una propuesta similar en España? ¿Tendremos que confiar en que esto ocurra el 29 de febrero de un año no bisiesto?

No es extraño que otros compañeros orientadores como José Luis Galve o Juan Antonio Planas hayan publicado también artículos defendiendo la necesidad de un pacto por la educación. Necesitamos un marco básico desde el que poder orientar con una mínima profesionalidad, con margen y criterio, sin tener que improvisar o adivinar qué nos depararán cambios legislativos que no se acaban de concretar como por ejemplo las pruebas finales contempladas en la LOMCE.
"La esperanza es lo último que se pierde. Sólo hace falta que la propia Administración Estatal nos valore, se dé cuenta de que existimos y de las funciones que desempeñamos."
Mientras nuestros alumnos y alumnas, sus familias y profesores intentan soñar con un futuro con menos incertidumbres y que no les dé tantos motivos para desvelarse, antes de hacerme aún mayor, yo también quiero ver un pacto de Estado que tenga en cuenta a la orientación en todas sus áreas.
¿Y tú? ¿Qué incluirías en un hipotético pacto por la orientación? Si también crees imprescindible un pacto por la educación y por la orientación, no pases por esta entrada sin dejar un comentario.

Alberto del Mazo

Publicado originalmente en Colectivo Orienta, 29-2-2016

2 comentarios:

  1. Cuando hablas con orientadores de diversas comunidades te das cuenta la gran diferencia q hay entre unos y otros a la hora d realizar nuestro trabajo. Pienso q se deberían unificar planes d actuación y simplificar el descomunal papeles que estamos obligados a hacer y que nos impide al final trabajar para lo que estamos, para nuestros alumnos. Por lo tanto una de las principales cosas q se debería conseguir es un pacto entre todos para crear protocolos más simples y generalizados y se tuviera más claro nuestras medidas d actuación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Cristina. Tenemos modelos diferentes de orientación en cada comunidad, con sus puntos fuertes y sus puntos débiles.

      Eliminar