De la orientación en red a la orientación para el cambio

Como siempre, El Rey León como fuente de sabiduría

Acaba de publicarse un artículo colaborativo que he escrito junto a otros tres orientadores: Jesús Zapatero, Mábel Villaescusa y María José G. Corell. Tomo aquí la introducción, aunque os recomiendo leer el artículo completo y descargarlo en este enlace.

¿Qué competencias digitales debemos desarrollar quienes nos dedicamos a la orientación educativa? El concepto ha ido variando a lo largo de los años. En 2003, cuando la incorporación de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) a nuestro trabajo comenzaba a extenderse, la Asociación Internacional para la Orientación Educativa y Profesional (AIOEP-IAEVG), hablaba de la competencia de "conocer los materiales disponibles" y "sistemas informáticos de información, Internet y otros recursos de la red" (competencia 3.8.), así como de la competencia para "usar las TIC para proporcionar información educativa y ocupacional" (competencia 5.4.). Esta visión de las TIC como objeto o recurso más, y no como un medio de aprendizaje y participación, aunque siga extendida entre algunos de nuestros compañeros y compañeras de profesión, ha sido superada en los últimos años.

Por ejemplo, la rúbrica para autoevaluar competencias digitales del grupo Conecta13 (2013), incluye, entre otras, la capacidad para utilizar herramientas de trabajo colaborativo, la capacidad para compartir en la red y la capacidad para participar en comunidades virtuales. Del mismo modo, el Área 2 del Marco Común de Competencia Digital Docente (INTEF, 2017) está dedicada a la "Comunicación y colaboración", con competencias como la interacción mediante tecnologías digitales, compartir información y contenidos, participación ciudadana en línea y colaboración mediante canales digitales.

Este artículo es una nueva oportunidad para reivindicar que la orientación educativa en red, ese concepto que hemos desarrollado en los últimos años, apoyados principalmente en redes sociales o blogs, tiene más que ver con una actitud colaborativa que con un uso de herramientas o artefactos digitales concretos (Del Mazo, 2017, p. 27; Del Mazo, 2018, p. 81)

Somos cada vez más orientadoras y orientadores los que pensamos que la Orientación Educativa, en este momento y desde hace unos cuantos años, es en Red o ya no es Orientación. (Zapatero, 2018) La red forma parte de la cultura y de la vida de las personas, tanto o más, que muchos otros factores. Eso no quiere decir que no siga siendo importante en muchas facetas de nuestro trabajo la presencia y el contacto persona, cara a cara (y mano a mano). Lo virtual y lo tangible son dos caras de la misma moneda. Desde el punto de vista más global y estructural, la red es “el camino” o “el puente” que nos permite conectarnos entre personas, y lo que es también muy importante…, entre personas e instituciones, sean estas del tipo que sean. 

"La colaboración ha alcanzado otra dimensión con las TIC, colaboramos en proyectos de centro con herramientas colaborativas, pero también con otros profesionales no ya de nuestra zona o provincia, sino con profesionales de otras Comunidades Autónomas y de otros países. El horizonte de la colaboración es más amplio que nunca." (Agustí, Pérez y Villaescusa, 2017; p. 50)

Por tanto, es un momento perfecto para no poner el foco solo en la competencia digital, sino unirla a la competencia social, a la capacidad para trabajar juntos. Es hora de mostrar que la clave de la innovación no es usar TIC, sino “enredarnos” y colaborar. La interconexión, que desde el punto de vista tecnológico es un hecho, debe traducirse en cambios más allá de lo digital: cambios en los procesos, en las actitudes, en la mirada… Profesionales, usuarios, asociaciones, grupos de trabajo, Administraciones y centros educativos…,todos convivimos juntos en la Red… ¿No deberíamos ir pensando fórmulas que hagan más flexibles y funcionales algunas estructuras y algunos procedimientos para que la orientación en red sea también orientación para el cambio?

En el encuentro de orientadores que tuvo lugar en 2018 en Zaragoza, organizado por la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía y COPOE, el orientador Jesús Zapatero planteó la necesidad de que las personas que participamos en la orientación en red, miembros de diferentes grupos, centros educativos, asociaciones, equipos… busquemos, con flexibilidad, sinergias entre las diferentes maneras de participar y colaborar para responder a los problemas y retos de la sociedad actual. 

La orientación para el cambio solo será posible bajo una serie de condiciones básicas como las siguientes: 
  • 1) Trabajar en redes de colaboración y de orientación más amplias, compartiendo experiencias, recursos y conocimientos, aportando una visión más comunitaria y de zona, que de centro. 
  • 2) Integrar nuestras propuestas o actividades en marcos más globales, tanto a nivel curricular como organizativo. 
  • 3) Compartir una actitud proactiva hacia procesos de participación de toda la comunidad educativa y de mejora continua de los propios Servicios de Orientación. 
  • 4) Priorizar la relación directa con los miembros de la Comunidad Educativa en el marco de proyectos o programas integrados en el centro y en el entorno. Debemos salir de los despachos para interactuar y acompañar. 
  • 5) Abrir el modelo de Orientación a nuevos enfoques y perspectivas que se centren más en los procesos, en las organizaciones, en las redes, en las fortalezas y en las oportunidades, teniendo como eje a las personas. 
  • 6) Utilizar las herramientas más adecuadas para una buena gestión de la información y el conocimiento así como metodologías activas de aprendizaje-servicio, de investigación-acción, de orientación por proyectos, por competencias y por valores…, entre otras.

---------------------------------------------------------------------------------------


⇰ Fuente: De Soroa, J.C., Del Mazo, A., Capó, S., Otero, L. y Zapatero, J. (2019). Maletín OrienTIC: herramientas digitales básicas para la orientación educativa. Educar y orientar, 10, 94-101.

Descarga el artículo completo dentro de la revista Educar y Orientar, en este enlace.

Comentarios