sábado, 9 de enero de 2016

¿Son las redes sociales una trampa para "replicantes"?

El curso pasado puse a los alumnos de Psicología de Bachillerato la película "Blade Runner" para debatir sobre qué nos hace humanos. A la mayoría les gustó la película, pero hubo quien comentó que no veía películas antiguas ... anteriores a 1990 (sic).

La orientadora Mábel Villaescusa me recordó que Roy Batty, uno de los personajes míticos, nos ha alcanzado en el tiempo. Se cumple la fecha en la que "nació" y, antes de que se cumpla su fecha de obsolescencia programada, es un buen momento para que recordar su monólogo más citado:
"I've seen things you people wouldn't believe. Attack ships on fire off the shoulder of Orion. I watched c-beams glitter in the dark near the Tannhäuser Gate. All those moments will be lost in time, like tears in rain. Time to die."

Gracias a Isabel Ibarrola por el enlace al monólogo de Roy Batty


Hoy se ha publicado una entrevista al sociólogo Zygmunt Bauman en la que habla, entre otras cosas, sobre el papel de las redes sociales hoy en día.
"La cuestión de la identidad ha sido transformada de algo que viene dado a una tarea: tú tienes que crear tu propia comunidad. Pero no se crea una comunidad, la tienes o no; lo que las redes sociales pueden crear es un sustituto. La diferencia entre la comunidad y la red es que tú perteneces a la comunidad pero la red te pertenece a ti. Puedes añadir amigos y puedes borrarlos, controlas a la gente con la que te relacionadas. La gente se siente un poco mejor porque la soledad es la gran amenaza en estos tiempos de individualización. Pero en las redes es tan fácil añadir amigos o borrarlos que no necesitas habilidades sociales. Estas las desarrollas cuando estás en la calle, o vas a tu centro de trabajo, y te encuentras con gente con la que tienes que tener una interacción razonable. Ahí tienes que enfrentarte a las dificultades, involucrarte en un diálogo. El papa Francisco, que es un gran hombre, al ser elegido dio su primera entrevista a Eugenio Scalfari, un periodista italiano que es un autoproclamado ateísta. Fue una señal: el diálogo real no es hablar con gente que piensa lo mismo que tú. Las redes sociales no enseñan a dialogar porque es tan fácil evitar la controversia… Mucha gente usa las redes sociales no para unir, no para ampliar sus horizontes, sino al contrario, para encerrarse en lo que llamo zonas de confort, donde el único sonido que oyen es el eco de su voz, donde lo único que ven son los reflejos de su propia cara. Las redes son muy útiles, dan servicios muy placenteros, pero son una trampa." (Zygmunt Bauman, 9-1-2016)
No seré yo quien lleve la contraria al bueno de Zygmunt. Estoy de acuerdo en que las redes sociales pueden conducirnos a un uso deshumanizador tal y como el que indica Bauman. Sin embargo, hay otros muchos usos que no podemos obviar. Ayer recordaba cómo mi madre compró, imagino cuando yo tenía alrededor de seis años, una enciclopedia por fascículos, semana a semana, en el kiosco de prensa del barrio. Y que esa enciclopedia, junto a mi carnet de biblioteca pública, era uno de los recursos que más valoraba entonces; allí se encontraba el "saber", que no había sido ni por asomo tan accesible ni para mis padres ni para mis abuelos. Muchos años después, he encontrado en la red una de las principales fuentes para estar al día y para mi desarrollo profesional. Un lugar mucho más crítico y honesto que la mayoría de los cursos, gratuitos o de pago, en los que he recibido formación.


La red es una fuente inagotable de aprendizaje ... pero es cierto que ese aprendizaje no siempre se da en una comunidad. Retuitear o dar un "me gusta" no es crear comunidad. Desde 2012 he encontrado en redes verdaderas comunidades y lugares auténticamente "humanos", espacios para el aprendizaje informalproyectos compartidos en red. Con los años me he hecho también más escéptico en cuanto al uso de redes sociales pero no las considero una trampa, sino un reto en el que debemos aprender a ser selectivos para encontrar y participar en los espacios de debate cercano en los que buscamos compañeros y compañeras de viaje mientras crecemos.

Y tú, ¿consideras que las redes sociales son una trampa para replicantes? Puedes dejar un comentario en esta entrada ... o hacerlo precisamente en las principales redes (Twitter, Facebook, LinkedIn o Google+).

Enlaces relacionados:

4 comentarios:

  1. A pesar de los peligros señalados por Zygmunt Bauman en su entrevista (que también comparto), lo cierto es que gracias a las redes sociales he mejorado profesionalmente de forma significativa.
    También creo que tienen cierto poder para promover cambios, y el cambio educativo que muchas personas esperamos se está nutriendo en la red mucho más que en los despachos de las administraciones educativas y de los equipos directivos.
    Pero es cierto que las redes nos permiten permanecer como espectadores sin salir de nuestra zona de confort pensando que estamos haciendo algo solo por participar en ellas.
    Seguramente es necesario que las valoremos en su justa medida sin caer en la tentación de divinizarlas pero tampoco demonizarlas.
    Aprendo mucho a través de las redes, pero también a través del contacto diario con compañeros y compañeras, de amigas y amigos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Garbiñe. También creo que, con un buen criterio, las redes pueden aportar mucho, sin dejar de lado lo presencial.

      Eliminar
  2. Es innegable que las redes sociales son para mí y para muchos otros, auténticas comunidades de aprendizaje. Es cierto que acceder a la información nunca ha sido tan fácil como hasta ahora. Algunas de las exigencias que conlleva la profesión pueden resolverse en ese entorno personal de aprendizaje. Pero hay otras que deben solventarse en tu entorno de trabajo. Cuando tienes la suerte de pertenecer a una comunidad de aprendizaje como las que a veces surgen en equipos de trabajo, como pude ser una reunión de tutores de nivel o la ilusión de compartir algún proyecto en el centro, esas sí tienen un valor añadido. Constituyen lugares para la reflexión, el debate , el análisis y por lo tanto fuente de aprendizaje que se ven facilitados por compartir ideas y pensamientos. Sin embargo , a día de hoy, todavía me sigo preguntando si será posible cerrar acuedos en espacios de confrontación y controversia. Unas veces es un diálogo de sordos y otras está cargado de tensión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo, Lourdes.De poco sirven las redes y los espacios si no hay voluntad de dialogar. En las redes sociales también se pueden encontrar numerosos espacios para aprender junto a otras personas.

      Eliminar