jueves, 15 de noviembre de 2012

Cuando un posible caso de acoso escolar acaba en suicidio, ¿quiénes son los culpables? El caso de Mónica y el orientador educativo como chivo expiatorio

Hace apenas unos días hablaba en este blog sobre el "bullying" y también sobre una de sus formas, el ciberacoso. Pero fue en mayo cuando escribí lo que podría servir como primera parte de esta entrada a partir de varios tuits que daban protagonismo negativo a la orientación educativa. Las circunstancias en las que escribo esta segunda parte son mucho más duras. Por eso, quiero empezar dando el pésame, en caso de que lean esta entrada, a la familia de Mónica, la joven de 16 años que se ahorcó el viernes y murió el lunes en el hospital de Ciudad Real. Mónica sufría, presuntamente, acoso escolar en su instituto.

He recogido información sobre esta noticia en un documento de trabajo en Scribd de acceso público, como público es el acceso a las opiniones y artículos que recoge.


Según leo en algunas partes, si se demostrara que el centro contaba con evidencias suficientes para activar el protocolo de maltrato entre iguales, habría que plantearse si equipo directivo, orientador, tutor o profesores, por su posición jurídica de garantes, son penalmente imputables o no. No cuento con datos directos para valorar si es así o no. Pero sí creo que en muchos medios de comunicación se ha "colgado" públicamente al orientador sin que se conozca realmente lo que pasó. Pongo como ejemplo este tuit del periodista Alfonso Egea, retuiteado ayer casi cien veces:



Nada hay comparable al dolor que debe sentir la familia y todo el entorno cercano a Mónica, incluyendo a sus compañeros de clase, profesores, equipo directivo y al propio orientador. Serán los organismos competentes quienes establezcan posibles responsabilidades en este caso.

El objetivo de este documento es, por un lado, servir de punto de partida para analizar el juicio mediático al rol de los orientadores educativos en el sistema escolar, y, por otro, invitar a una reflexión profunda a toda la comunidad educativa para que no nos limitemos a culpabilizar a una sola de las partes de la escuela como sistema. 

Yo también espero, como muchos, que seamos capaces de prevenir y evitar sucesos como el de esta noticia. A mí todo esto (el suicidio de Mónica y el "juicio público" a su orientador educativo) me ha hecho plantearme muchas cosas. Reconozco que no encuentro las palabras para ordenar mis ideas en una entrada de blog. Si el documento os ha generado alguna opinión, no dudéis en incluirla en el apartado de comentarios. 
@alb_del_mazo

 
 
PD: Para tener un punto de vista más completo, recomiendo la lectura del artículo del sociólogo Mariano Fernández Enguita sobre el tema, "La escuela en ausencia del adulto", del que rescato un párrafo:

"¿Podemos dejar a nuestros hijos en la escuela con confianza? Porque si se abandona o se pierde la función de tutela, la escuela, donde niños y jóvenes viven en una proximidad entre sí que puede ser acogedora o asfixiante, donde acuden con una regularidad que puede resultar asertiva u opresiva, donde la otra cara del derecho y de la garantía de entrar es la obligatoriedad y la imposibilidad de salir; la escuela, digo, puede pasar de ser un refugio a ser un lugar de alto riesgo. Así fue para Mónica." 
PD2: El grupo de profesores INED21 ha publicado también un breve artículo que también merece la pena leer. Invita al cambio: "Podemos mejorar, empecemos".

PD3: Echando un vistazo, he podido ver que, desde que murió Mónica, muchos alumnos de su centro, adolescentes, defienden en Twitter a sus profesores y el "nombre" del centro, piden PRUDENCIA y que no hablen mal de ellos. Además, con contadas excepciones, también publican mensajes que invitan a una profunda reflexión por parte de toda la comunidad educativa. "Todos estamos consternados por lo ocurrido pensando que si lo hubiésemos visto podríamos haber hecho algo", publica un alumno de Bachillerato.

PD4: La periodista Charo Nogueira ha escrito el día 16-11-2012 un artículo en El País ("Se metían con ella") que intenta resumir el caso con la opinión de todas las partes. El día 17-11-2012 también se ha publicado un artículo en ABC en el que la Junta de Personal Docente de Ciudad Real destaca que en el centro "se siguen todos los protocolos establecidos en este tipo de acosos y se presta «especial atención al desarrollo de los valores entre el alumnado», hasta el punto de que tiene publicado un cuadernillo sobre acoso escolar que es utilizado por todas las tutorías de alumnos". También se ha publicado la declaración de apoyo por parte de la representante del Ayuntamiento en el Consejo Escolar del centro.

PD5: Siento que los postdata sean tan largos, pero publiqueé esta entrada en pleno "linchamiento mediático" de los orientadores y no paran de aparecer nuevas publicaciones sobre el mismo caso. La presidenta de la Asociación Española contra el Acoso Escolar, Encarna García, ha declarado en prensa que «los orientadores deben hablar a menudo con los chicos, más con los que estén bajos de ánimo, ya que es su labor y cobran para eso. En muchos lugares, los orientadores de los centros dicen que no hay acoso permanente, pero cuando algo hay, se tiene que cortar».

PD6: La Asociación Profesional de Orientadores de Castilla-La Mancha ha publicado una nota sobre el caso el 21-11-2012: "Comunicado de APOCLAM sobre el luctuoso hecho acaecido en el IES Maestro Juan de Ávila". Podéis leerla también en los comentarios de esta entrada.

PD7: Recomiendo completar esta entrada con otra con un resumen de la ponencia del psicólogo Iñaki Pinuel durante las XII Jornadas de Orientación de la UPV. También podéis leer su opinión sobre el caso de Mónica en su blog.

8 comentarios:

  1. HAY PERIODISTAS QUE SE CREEN JUECES O QUE PIENSAN QUE SABEN TODO.
    LO DE ESTE ORIENTADOR HA SIDO UN LINCHAMIENTO PÚBLICO.
    NADIE HABLA DE LAS RESPONSABILIDADES DE LOS ACOSADORES, DE LAS FAMILIAS, DE T-O-D-O-S LOS PROFESORES ...

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con el primer comentario. Cuando pasa algo asi lo facil es buscar culpables y lo dificil pararse a pensar que se ha hecho mal para que no vuelva a suceder

    ResponderEliminar
  3. Todo mi apoyo a la familia pero también al orientador del IEs Maestro Juan de Ávila de Ciudad Real que lo debe estar pasando mal también estos días

    ResponderEliminar
  4. Ha muerto la adolescente que intentó suicidarse por presunto acoso escolar. Estudiaba en el mismo Instituto que me vio crecer y del que siempre me sentiré agradecida. No se trata de echar toda la culpa sobre un único culpable. Se trata, sobre todo, de concienciarnos sobre un asunto tan delicado como es el bullying para poder educar en valores, prevenir y tomar medidas.

    La sociedad está muy confundida con las funciones de los centros educativos. No es admisible que se les exija la totalidad de la educación de sus hijos y —aquí viene la contradicción— también hacerles responsables de todos los problemas. Obviamente, sin la implicación de las familias en la educación, la labor docente no sería del todo factible. La investigación pondrá de manifiesto si otros indicios, además del posible acoso, fueron la causa del suicidio. Todos hemos sufrido alguna vez ciertos desprecios o burlas de nuestros compañeros que, a su vez, suelen reflejar problemas en su identidad personal o incluso en su entorno familiar. ¿Y todos nos hemos intentado suicidar?

    ResponderEliminar
  5. El último suicidio por acoso escolar en Ciudad Real nos debería hacer reflexionar. A pesar de que cada día la sociedad está más informada de que existe algo llamado bullying en colegios e institutos, no son conscientes de su dimensión. Es una acción cruenta e incívica de un ser humano contra otro. He oído muchas veces la expresión “es cosa de niños”, como si eso quitase miga al asunto o lo hiciese menos duro. La mayoría de los que hemos sufrido acoso escolar, como es mi caso, no somos capaces de reconocerlo de adultos por vergüenza, como si hubiésemos sido culpables de los actos de los demás contra nosotros, como si fuésemos responsables de que nuestra estatura, volumen o inteligencia sea una razón para la mofa de otros.

    El bullying es una tortura que sufren chicos y chicas diariamente en el centro que supuestamente les da educación, apoyo y formación. Los servicios sociales actúan rápidamente cuando hay un maltrato familiar, pero cuando existe un maltrato en el centro educativo miran para otro lado, educadores sociales y profesores, como si el problema fuese de otro, como si fuese algo con lo que debemos aprender a convivir. El acoso escolar es llegar a clase temblando, escuchar insultos, recibir agresiones físicas y amenazas, volver a casa llorando. En definitiva, es vivir con un miedo perpetuo y una profunda sensación de desamparo. Dejemos de pensar que son “cosas de niños” y empecemos a ser conscientes de que es un problema enraizado en la sociedad.

    ResponderEliminar
  6. Este es el mensaje orgánico del presidente de COPOE (Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación en España) que nos ha mandado. Se equivoca al hablar de "supuesto suicidio" (el suicidio se consumó) y por no hablar primero de la vulnerabilidad de la víctima.

    J.A. Planas, presidente de COPOE: “Remitimos información aparecida en los medios de comunicación sobre el supuesto suicidio de una adolescente por acoso escolar donde el padre ha denunciado al Jefe de estudios, al prof. tutor y al orientador del centro. Ante este tipo de situaciones debemos tomar acuerdos conjuntos para evitar la vulnerabilidad de los profesionales que se ven imputados por realizar su trabajo.”

    ResponderEliminar
  7. Reproduzco aquí el comunicado de APOCLAM (Asociación Profesional de Orientadores de Castilla-La Mancha:

    "Desde APOCLAM, queremos hacer público nuestro más sincero sentir y trasladar el pésame a la familia de la joven estudiante de 2º de ESO que falleció el pasado miércoles.

    De igual forma es nuestro deseo manifestar el apoyo al orientador y a todos los profesionales del IES Maestro Juan de Ávila y a su comunidad educativa. Nos consta su desolación tras la noticia. Además consideramos desde Apoclam que las actuaciones llevadas a cabo desde el Centro se han caracterizado por la seriedad y profesionalidad que este tipo de situaciones exigen.


    Nuestro reconocimiento se apoya, en primer lugar, en la dificultad que supone la detección y predicción de una situación de desesperación personal que lleve a tan fatal desenlace, y en segundo lugar, en que una vez conocido el problema el centro comenzó a poner las medidas necesarias para su solución, y continúan trabajando con todos los sectores afectados. Entendemos que este tipo de acontecimientos son un fracaso colectivo de toda la comunidad educativa y por extensión de la sociedad.
    Desde el punto de vista técnico, el mejor abordaje de tipo de situaciones de acoso escolar, aislamiento o malestar de los miembros de la comunidad educativa, es el enfoque preventivo y sistémico a pesar de que sus resultados sean escasamente visibles a corto plazo. El trabajo dentro de este marco junto con la normativa establecida en nuestra comunidad ayudan a impulsar y a garantizar el desarrollo integral de las personas; finalidad última de nuestro sistema educativo. Se encuentra entre nuestros objetivos prioritarios como colectivo, evitar en la medida de lo posible que se produzca cualquier tipo de malestar entre los miembros de la comunidad educativa y poner a disposición de la misma nuestros recursos y saberes para lograr una convivencia feliz en todos los centros de la Región.

    Por último, defendemos la idea de que desde la Administración Educativa debe facilitar las condiciones y los recursos necesarios para la mejora y tratamiento de la convivencia y el bienestar de toda la comunidad educativa. El impulso de una formación de calidad, la coordinación entre profesionales y servicios (sociales, sanitarios y educativos), y la creación de redes de trabajo colaborativo entre centros, se conforman hoy en día como pilares indispensables para la construcción de una sociedad y una educación que potencie el bienestar de las personas y su desarrollo integral."

    ResponderEliminar
  8. Miembro de APOCLAM03 diciembre, 2013

    Este es el artículo publicado en la Revista de APOCLAM de diciembre de 2013:

    SOBRESEIMIENTO DEL "CASO JARAMILLO"

    Hace un año que tuvo lugar el luctuoso suceso
    del suicidio de una alumna del IES Maestro Juan
    de Ávila de Ciudad Real. Desde APOCLAM ya
    expresamos nuestro más sentido pésame a la familia
    y nuestro apoyo al Centro educativo y sus
    profesionales y compañeros.
    Recordamos esto porque recientemente el juez ha
    sobreseído el caso esgrimiendo en el auto que,
    «de estar sufriendo la menor una situación de
    acoso», entendido como ataques reiterados contra
    la integridad física y/o moral de la víctima,
    en el autobús o en las instalaciones del instituto
    en el que cursaba sus estudios, «no existe ningún
    indicio de que la misma fuera conocida por los
    responsables educativos del centro denunciados o
    que ni siquiera hubieran tenido datos que les hubiera
    debido llevar a sospechar». Además, el juez
    considera que el absentismo y el bajo resultado
    académico de la menor «no pueden ser tomados
    como indicios» de una situación de acoso.
    Todo esto hace justicia con la actuación de los
    profesionales del IES, y desde el centro se dice
    que «desde un primer momento hemos tenido la
    conciencia tranquila del trabajo bien hecho» y
    que «actuamos correctamente y que se siguieron
    los protocolos adecuadamente en este y en todos
    los casos».
    También se quiere hacer constar que algunos medios
    de comunicación hicieron un tratamiento “carroñero”
    de la noticia, haciendo un juicio paralelo
    y culpabilizando de antemano al centro, lo que ha
    perjudicado al mismo y a sus profesionales.
    Nos comentan además que se echó de menos que
    la Administración educativa hubiera demostrado
    más empeño en la presunción de inocencia y en
    la defensa de sus administrados desde un primer
    momento.
    Para finalizar, destacar que a pesar de las dificultades
    queda patente que los compañeros y
    compañeras del Maestro Juan de Ávila actuaron
    correctamente como lo hubiéramos hecho los demás
    y esto queda de alguna manera demostrado
    con el auto.
    Esperemos que no se tengan que repetir nunca
    más episodios de este tipo.

    ResponderEliminar