miércoles, 20 de febrero de 2013

¿Qué tienen los docentes de mayor tamaño?

Ahora que Obama plantea seriamente invertir en una mega-investigación conjunta para lograr un mapa completo del cerebro humano, tal vez deban tener en cuenta este tweet de Joan Vaello:

"Los músicos tienen un cerebelo mayor, los taxistas de Londres tienen un hipocampo mayor. ¿Qué tendremos l@s docentes de mayor tamaño"

La frase parece referirse a dos experimentos conocidos:

  • El experimento de Eleanor Maguire con los taxistas de Londres: aumentaban su hipocampo al tener que memorizar un complejo callejero. Maguire, E. A. et al. (2000): “Navigation-related structural change in the hippocampi of taxi drivers”, PNAS 97.
  • El experiemento de Thomas Elbert con los violinistas: se incrementaba la región de la corteza cerebral  que controla los dedos de la mano izquierda. Elbert, T. et al.(1995): “Increased cortical representation of the fingers of the left hand in string players”, Science 270.

La pregunta de Joan me coge desprevenido. Reconozco que no tengo claro si hay algún estudio sobre el cerebro de los profesores (San Google no me muestra nada) y mis conocimientos de neuropsicología son limitados.
A teacher's brain - Yo, Miss
- Dibujo de Lisa Wilde, 2011-2012
- Tomado de EDWize -
Clica para agrandar

He consultado a una amiga neuropsicóloga, @PazLD, y me dice que el cerebro de los profesores dependerá de la materia que impartan. Aun asumiendo estas diferencias, ¿no habría algo común en todos los docentes? 

He decidido elegir tres cualidades básicas que para mí debe tener un buen docente. Desconozco si estos profesionales excelentes tienen realmente algún área del cerebro más o menos desarrollada:

  • MOTIVACIÓN por aprender y por enseñar: Francamente, sólo respeto a los docentes que siguen planteándose su tarea como un aprendizaje continuo. La motivación implica movimiento: únicamente debería ser docente aquel que se mueve y se esfuerza para generar movimiento y aprendizaje en sí mismo y en los demás. La docencia tendría que ser un ejercicio de responsabilidad, como nos recordaban hace unos días los docentes que defendían crear una "promesa socrática" para docentes.
  • Capacidad de EMPATIZAR e INTERACTUAR con alumnos, familias y otros docentes, atendiendo a la diversidad de necesidades. El gran Miguel Ángel Santos Guerra suele utilizar una frase que me gusta: "Los alumnos aprenden de aquellos profesores a los que aman". Hace falta algo más que conocimientos de una materia para poder enseñar; sin duda hace falta un gran corazón, paciencia, una alta capacidad para escuchar, adaptarse y poder atender a todos y cada uno.
  • AUDACIA. Sí, para mí las y los buenos docentes también la tienen ... más grande. Hace unos días leía una entrada del pedagogo Salvador Rodríguez Ojaos en la que hablaba del docente como mago o ilusionista. La capacidad creativa de nada sirve sin la valentía para poner en práctica cualquier innovación.

¿Crees que los docentes tienen capacidades específicas respecto a otros profesionales? ¿Cuáles? Puedes dejar aquí tu comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada