domingo, 26 de enero de 2014

¿Por qué no atendemos a los alumnos con necesidad de apoyo educativo?

El orientador educativo Juan Cruz Ripoll publicó hace pocos días una entrada en un tono muy directo sobre las mejores justificaciones de profesores para no atender a los alumnos con necesidades. Incluye ejemplos de frases lapidarias que puede decir un profesor:
  • Yo no soy el indicado, no estoy preparado ni tengo la formación.
  • Carezco de recursos para atenderles.
  • No le atiendo para centrarme en los demás que no tienen dificultades.
  • Lo hago por su bien: si le ayudo, no mejorará ni se esforzará.
  • No aprovecha las oportunidades que le damos. Además, deberían apoyar más desde casa.
  • Yo soy el que manda en mi clase y sé lo que funciona para todos, no hace falta que dé nada especial a un alumno.
  • Sus problemas no son cosa mía, que le ayude su familia, los orientadores, la PT, la A.L., un profesor particular, ...
Frases para todos los gustos que tristemente circulan por los centros educativos de manera implícita o explícita.

En esta entrada quiero dar la vuelta a la entrada de Juan Cruz y añadir los argumentos para despertar la "chispa", para empezar a actuar.

  • Forma parte de mi trabajo y de mis funciones atender a todos y cada uno de los alumnos, con sus características y necesidades. No puedo olvidarme de uno o una de mis alumnos, por difícil que sea.
  • Aunque aún no conozco todas los recursos que necesita este alumno, voy a intentar aprenderlos y conocerlos. Además, así yo también voy a aprender y crecer profesionalmente. 
  • Si un alumno ve que me esfuerzo por comprenderle y ayudarle, también se esforzará por avanzar y mejorar. 
  • Lleve el tiempo que lleve como profesor/a, me queda mucho por aprender y descubrir. Cada alumno y sus dificultades son un reto para poner en práctica cosas que ya he utilizado y cosas nuevas que puedan servir. 
  • Tal vez el alumno no avanza porque aún no hemos encontrado cómo ayudarle entre todos. También entre todos podemos seguir proponiendo apoyos y estrategias para que mejore. No podemos tirar la toalla. 



Jesús Hernández y Javier de Carlos me han sugerido a través de Twitter una frase que resume bien qué debemos tener siempre en la cabeza los educadores:

Imagen vía Javier de Carlos (desconozco el autor)


¿Qué opinas? ¿Cómo podemos vencer todos los prejuicios y estereotipos y empezar a atender las necesidades educativas del alumnado? Puedes añadir un comentario.


6 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo Alberto, por desgracia la lista de comentarios al respecto es amplísima y se la devuelven a los padres con una naturalidad pasmosa desprendiéndose de su responsabilidad y cargándosela a la familia.
    Creo que un buen profesional debe atender a todos y poner especial énfasis en los que necesitan apoyo, refuerzo ... todos deberíamos aplicar el lema aquel que dice " si un alumno no aprende de la manera en que le enseñamos, quizás deberíamos cambiar la forma de enseñar..." y yo añado en lugar de condenarlo al abandono y al desanimo.
    Afortunadamente no es general a todos los docentes, pero algunos yo me los voy encontrando en mi día a día de los niños con TDAh.
    Un saludo y felicidades por tu trabajo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Olga, por tu comentario y por tu "carpeta" (blog) por la que me paso cada vez que necesito ánimos y recursos educativos. Un abrazo

      Eliminar
  2. Buenas noches ALberto:
    Trabajo en Educación y cada día me encuentro con casos como los que comentas, las excusas son innumerables, y lo que es más preocupante, es la tranquilidad con la que los "profesionales" asumen e interiorizan esas excusas. El otro día en un claustro comentábamos la necesidad de trabajar con cada niño como único, de darle lo que necesita, de proporcionarle las herramientas necesarias, y sólo así, empezar a sentirnos docentes.

    Te sigo siempre en la sombra, pero desde esta semana he decidido volver a lanzarme tanto con mi blog, como a agradeceros a todos aquellos que nos hacéis reflexionar y entender por qué elegimos esta profesión.

    Una psicóloga y maestra con esperanza

    ResponderEliminar
  3. Es así, por desgracia. Cuando pedi una reunión con la logopeda que atendia a mi hijo pq se negaba a usar pictos se presentaron el director y el otro logopeda, que fue el unico que habló prácticamente, y entre otras lindezas lapidó: "no usamos pictos pq nosotros estrujamos al límite a nuestros alumnos y los pictogramas lo que hacen es reforzar su discapacidad". Para haberlo grabado

    ResponderEliminar
  4. Laura Hernández Nicolás10 abril, 2014

    Comparto su opinión al respecto, son innumerables las excusas que ponen los docentes para encargarse de la educación de sus alumnos que tienen necesidades de apoyo educativo, lo ven como un plus de trabajo que deben de realizar con ellos, ya que tienen que buscar otros métodos para enseñarles, otras actividades, más atención... y se limitan a ignorarlos y darlos por perdidos, porque creen que no pueden o que no quieren, es por ello que dejan caer todo el peso de la educación en sus padres. Si en vez de dejar que un alumno se pierda por el camino e ignorarlo, se le prestase la atención que necesita, se probasen distintas metodologías, se diseñasen actividades para él, buscarán otros recursos... el alumno no se desanimaría y abandonaría porque aprendería según sus posibilidades y se motivaría al ver que sus esfuerzos dan resultados, verá que aprende y el docente estará realizando una enseñanza verdaderamente eficaz.

    ResponderEliminar
  5. El autor de la última imagen es Elsa Zavala

    ResponderEliminar