martes, 11 de febrero de 2014

¿Debe la Escuela elegir entre el rendimiento o la felicidad de sus alumnos?

Los caminos de las redes sociales te llevan a veces de un lado a otro. A través de un tuit del profesor Néstor Alonso, llego a una infografía de Buzzfeed compartida en el blog de Randy Krum y que compara los resultados según la OCDE de diferentes países en dos variables: competencias básicas y felicidad.

Imagen compartida desde Buzzfeed, 15-1-2014 - Vía coolinfographics.com, 17-1-2014

Aunque no se trate de un "artículo científico ni sesudo" y no contamos con los resultados exactos y las escalas utilizadas para contrastar la comparación, la imagen me ha hecho plantearme algunas cuestiones:

  • ¿Cuál es el objetivo educativo prioritario: la adquisición de conocimientos o la felicidad de los alumnos?
  • ¿Debemos priorizar los resultados académicos a cualquier precio, aun "machacando" a los alumnos para exprimir su potencial aprendizaje?
  • ¿Debería la Escuela educar para sacar buenos resultados en un test o educar en habilidades para desenvolverse en la vida?
  • ¿Debemos mudarnos a Singapur en lugar de a Finlandia?

Para mí, la prioridad de la educación es el desarrollo integral de todos y cada uno de los alumnos. No debería ser por tanto incompatible aprender y disfrutar, puesto que el aprendizaje debería ayudarnos a adquirir competencias y habilidades para ser más felices en el día a día.

Justamente hoy un amigo, "M.Á.G.", me ha hecho llegar una entrada de Catherine L'Ecuyer y que nos recuerda lo maravilloso que debería ser aprender nuevas cosas. No hay una experiencia que me haga más feliz y me haga sentir más joven que aprender.

Los sabios más profundos no han alcanzado nunca la gravedad que habita en los ojos de un bebé de tres meses. Es la gravedad de su asombro ante el Universo. En cada niño, todas las cosas del mundo son hechas de nuevo y el Universo se pone de nuevo a prueba. Cuando paseamos por la calle y vemos debajo de nosotros esas deliciosas cabezas, deberíamos recordar que dentro de cada una hay un Universo recién estrenado (...). En cada uno de esos orbes hay un sistema nuevo de estrellas, hierba nueva, ciudades nuevas, un mar nuevo….(Chesterton - Citado por C. L'Ecuyer)

¿Qué opinas? ¿Es compatible un rendimiento académico elevado y la felicidad? Puedes añadir un comentario.




2 comentarios:

  1. No tengo la más mínima duda. Para que quiero que mis hijos obtengan un buen rendimiento académico si éste ni les conduce a la felicidad. No obstante, para mí, el aprendizaje continuo es una fuente de felicidad. Importante discernir entre aprendizaje y lo que hoy en día en las escuelas se entiende por rendimiento académico.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo con Gloria. La felicidad no tiene por que estar separada del aprendizaje. Estaríamos sino apoyando el dicho popular "solo el loco y el idiota son felices" y no me parece a mí que eso sea así.

    ResponderEliminar