¿Podemos escribir juntos un blog sobre educación con muchas más preguntas que respuestas?

Secciones del blog:

viernes, 27 de junio de 2014

¿Hay contradicciones en el aprendizaje basado en proyectos?

Fuente: Raúl Santiago (2013)
Durante este año he publicado unas cuantas entradas sobre aprendizaje basado en proyectos (ABP o PBL) mientras realizaba el MOOC organizado por INTEF.

Por supuesto, aunque me gustan muchos aspectos del ABP, no creo que haya una única metodología que venga a resolver todos los problemas educativos. Como indica hoy en su blog Jordi Martí, los cambios en educación deben llegar de manera reflexiva, sin prisas y "a la temperatura justa".

En este blog siempre me he planteado más preguntas que respuestas y por eso, como contrapunto a mis entradas anteriores, quiero hablar hoy sobre posibles contradicciones que podemos encontrar en esta metodología. Tomo como referencia la excelente y honesta entrada de esta semana de Ainhoa Ezeiza.


Ainhoa encuentra algunas de estas contradicciones en la metodología ABP, sobre la que ha impartido varios cursos:
  • - El trabajo a través de proyectos apenas se aleja de la metodología tradicional en cuanto al rol de docentes y alumnado. Los docentes deciden la estructura y dirigen los proyectos, centrados demasiado en los contenidos. Los alumnos no pueden moverse habitualmente más allá de los límites marcados en el propio proyecto. 
  • - Los proyectos previamente diseñados dejan poco lugar para la libertad y la apertura, en parte porque suelen estar bastante condicionados por los criterios de evaluación final.
  • - La metodología ABP reforzaría las estructuras de poder cohercitivo en el aula, promoviendo la visión empresarial en las organizaciones educativas. Esta metodología no dejaría espacio para la confianza en los alumnos, para empezar a verlos como personas a las que escuchar y dar autonomía.
  • - El trabajo cooperativo en ABP promueve relaciones impersonales en las que se prioriza la consecución de los objetivos marcados a priori, dejando poco margen para la construcción colectiva, para crear colaborativamente vivencias o aprendizajes de otros tipos, e incluso para cuidar a los compañeros de proyecto y compartir con ellos momentos de alegría y esperanza.


Creo que muchos de los problemas que destaca Ainhoa pasan por utilizar la metodología ABP sin olvidar el componente personal y personalizado de trabajar juntos, de manera más horizontal, y sin plantear resultados a priori. Para mí, las contradicciones que señala no implican desechar esta metodología, pero sí son oportunas llamadas de atención si decidimos llevarla a la práctica. En educación, aunque lo intentemos, no tenemos metodologías perfectas; debemos ser autocríticos y permanecer siempre alerta pero sin miedo, para evitar errores sin sentirnos por ello atERRORizados.

¿Qué opinas? ¿Utilizas la metodología de aprendizaje basado en proyectos (ABP o PBL)? ¿Qué problemas o contradicciones te has encontrado?

5 comentarios:

  1. A lo mejor en lugar de hablar de ABP debemos hablar de PEPT (Perspectiva Educativa de los Proyectos de Trabajo)
    http://cefire.edu.gva.es/pluginfile.php/178699/mod_resource/content/0/Art_culos_proyectos/6._Los_proyecto_tejido.pdf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el enlace, Javier. Muy interesante la perspectiva del artículo. Tomo nota.

      Eliminar
  2. ¡Muchas gracias, Alberto, por la referencia!

    Tengo claro que no hay una metodología ideal, es lo que llevo defendiendo muchos años, lo que pasa es que a veces las modas hacen que de repende, de forma poco natural, mucha gente se interese por algo para estar "al día", cuando en realidad muchas formas tradicionales de enseñar y aprender son mucho más válidas que otras que han surgido posteriormente y que reciben nuestra atención.

    Lo que he intentado contar en el post es que el problema es que haya una metodología, es decir, que sigamos imponiendo un curriculum que se decide desde el gobierno, una programación que se decide en el claustro y un diseño de las clases que decidimos en nuestra casa... todo ello al margen de los estudiantes, los niños, el entorno social, las familias, lo que esté sucediendo ese día... Diseñar y programar son formas de echar a los estudiantes de un proceso en el que se supone que son protagonistas, se supone, porque en realidad siguen siendo objetos, no sujetos.

    Y en la metodología de aprendizaje basado en proyectos, o cualquier metodología que enfatice en los proyectos en sí, o en las tareas, o en lo que se quiere lograr, son metodologías apriorísticas que concentran el foco en el contenido, aunque ese contenido sea el hacer. Es la falacia del "aprender haciendo" "learning by doing" que se está estableciendo, que la producción prevalece sobre las formas de relación.

    Muy amable por mencionarme aquí, me ha hecho mucha ilusión. Un abrazo,
    Ainhoa

    ResponderEliminar
  3. He tenido tiempo de pasarme por el excelente post de Ainhoa y coincido en gran parte con sus dudas. Dudas sobre metodologías que parten de las mismas premisas (o estamos partiendo de elles sin quererlo) basadas en objetivos finales que se han de evaluar. Objetivos que, incluso que el envoltorio se plantee diferente, siguen siendo los mismos.

    Me pone nervioso ver la gran cantidad de ítems que poseen las rúbricas que se “venden” para evaluar ese supuesto modelo del ABP. Más aún la realidad que subyace tras la mayoría de experiencias. Experiencias, por cierto, muy basadas en aprendizajes vía consecución de hechos objetivables. Demasiado duro para dar por sentado un cambio metodológico.

    El sujeto-objeto o la realidad del aula es la nula participación del alumnado en las metodologías establecidas. Algo que sesga uno de los parámetros más importantes y que entra en contradicción con lo que se plantea en la elaboración de este tipo de “actividades”. Actividades muy marcadas en tiempos que dan poco margen a la mejora educativa.

    No hay método educativo malo. Lo que hay son muchas contradicciones en los mismos, que hacen que debamos frenar y replantearnos lo que estamos haciendo más veces de lo que lo hacemos.

    Un saludo,

    Jordi

    ResponderEliminar
  4. Gracias por los comentarios a los dos, Ainhoa y Jordi. Completan y le dan sentido a la entrada. Importantísimo dedicar tiempo para reflexionar sobre lo que hacemos. Un abrazo.

    ResponderEliminar