viernes, 1 de mayo de 2015

¿Qué consecuencias tiene orientar "en modo borrador"?

El pasado miércoles, desde la comunidad OrienTapas, varios orientadores y orientadoras de diferentes puntos de España hicimos una videoconferencia informal sobre algo que nos preocupa cada vez que hay un cambio educativo: la demora en la publicación del desarrollo curricular en cada comunidad autónoma. Con la introducción progresiva de la LOMCE, podemos decir que llevamos dos cursos "orientando en modo borrador". A estas alturas, la mayoría de comunidades autónomas aún no han publicado los decretos con el currículo de Secundaria y Bachillerato, ...  así que sólo contamos con borradores sin confirmar.

BORRAR - Adaptación de Picto ARASAAC
Orientar supone acompañar en un proceso, en un camino en el que cada alumno y alumna toma sus propias decisiones y supera obstáculos y dificultades. Si ya es de por sí complejo el desarrollo de la madurez vocacional, construir tu propio proyecto de vida, que muchos itinerarios educativos no estén aún decididos de forma oficial o que dependan de quién gobierna o gobernará en cada comunidad autónoma, introduce aún más obstáculos imprevisibles.

Quienes nos dedicamos a la orientación educativa estamos obligados a estar constantemente al día para que, cuando nos consulten nuestros alumnos, familias y profesores, podamos explicarles los cambios ya confirmados y los que están aún en borrador y, por tanto, son susceptibles de nuevas modificaciones. Nos toca aplicar la máxima seriedad profesional para no contribuir a la desorientación generada por las novedades que aparecen en los medios y tener en cuenta el calendario y plazos de aplicación.

No nos parece razonable, por ejemplo, que los alumnos de 4º de ESO que decidan hacer Bachillerato sigan en la mayoría de lugares sin tener un currículo definitivo de las materias que cursarán y que la prueba a la que se enfrentarán tras el segundo año sea de momento también un borrador ... aún por aprobar.
"La imposibilidad de que los alumnos, familias y profesorado tengan la información veraz sobre una nueva ley educativa hace que no se pueda desarrollar todo el proceso de orientación académica y profesional. Falta información, sobran rumores. No cualquier información, matices o detalles, en absoluto. Hablamos de información esencial para tomar decisiones: currículo, optativas, promoción, itinerarios…" (Víctor Cuevas, 1-5-2015)

Este es un blog de preguntas y Claudio Castilla recoge en el suyo varias de las que muchos orientadores y orientadoras nos hacemos a estas alturas por falta de documentos oficiales:
"¿Qué materias tendré el próximo curso? ¿Qué salidas tendré después de estos estudios? ¿Puedo entrar en algún programa de refuerzo? ¿Qué papeles hay que firmar? ¿Cuál será el plazo? ¿Necesitaré el consejo orientador? ¿Cómo pasaré del Grado Medio al Superior? ¿Qué materias tendrá el nuevo Bachillerato de Artes? ¿Cómo será la prueba final de ESO y Bachillerato? ¿Qué contenidos tiene Anatomía Aplicada de Bachillerato? ¿Puedo estudiar Biología-Geología y Dibujo Técnico a la vez? ¿Cómo hacer un Bachillerato musical? ¿Qué puedo estudiar después de cursar un Ciclo de Grado Superior?" (C. Castilla, 30-4-2015)
Demasiadas preguntas cuando los orientadores y orientadoras deberíamos poder ofrecer más respuestas. La orientación no puede convertirse en un juego de televisión similar al clásico "Un, dos, tres" en el que, a mitad de nuestro asesoramiento, paremos y sonriamos para decir: "Y hasta aquí puedo leer". 

No paramos de oír que los estudiantes deben tomarse en serio estudiar. Del mismo modo, los orientadores queremos orientar también con seriedad, con profesionalidad, sin especular ... Tanta "rumorología" e inquietudes no ayudan demasiado.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Qué dificultades y consecuencias tiene orientar en modo borrador? Puedes añadir un comentario o participar en el debate abierto en LinkedIn, Twitter, Facebook, YouTube o Google+.


PD: Gracias a quienes participaron en el debate online mencionado más arriba. La mayor parte de esta breve entrada son apuntes mentales que fui tomando a partir de lo que comentaron en directo los orientadores Claudio Castilla desde Lorca (Murcia), Víctor Cuevas desde Madrid, Mónica Diz desde Coruña, Miguel Ángel Valverde desde La Línea de la Concepción (Cádiz) y Mábel Villaescusa desde Valencia.

Enlaces relacionados:

4 comentarios:

  1. ¡Cuanta razón tenéis! No hay nada más frustrante para un orientador que no poder "acompasar" al alumnado, al profesorado y a las familias. La sucesión de leyes educativas y dejar siempre las cosas sin terminar son entre otros factores los que originan la panorámica actual.
    No puede ser que estemos sometidos a "ideas políticas" poco fundamentadas y basadas en criterios económicos y objetivos a corto plazo. Una ley de educación debe de tener la solidez necesaria que garantice desde el primer eslabón hasta el último su aplicación. No disponer de "norma" y estar a la espera de gestiones lentas, cuando se trata de la educación de las personas no tiene ningún sentido. Coherencia, evidencia científica y estabilidad son los mínimos exigibles a la hora de poner en marcha "el motor de la educación". De nada sirve un Ferrari si no hay dinero para ponerle gasolina y encima los conductores no disponen de la ruta o viaje al que querer llegar. Pues me identifico como conductora/orientadora que quiere hacer bien el recorrido pero que se pierde en los cruces y no sabe que dirección tomar. Pienso que así se sienten mis compañeros orientadores de secundaria en el momento actual
    Cuando hablamos de orientar a los jóvenes y de intentar ayudarles en la nada fácil decisión de proyecto de vida, nuestra responsabilidad es enorme y por ello es exigible al menos disponer de" una norma" seria y bien articulada.
    La solución al problema del "modo borrador" tal vez no esté en nuestras manos, pero alzar la voz y ayudarnos entre todos puede ser cuanto menos reconfortante.La iniciativa de compartir los desvelos y angustias que tiene el orientador sirva como terapia y admiración para los más novatos. Por ello, quiero daros las gracias por vuestra generosidad y por compartir vuestras ideas.
    Un cordial saludo.
    Begoña Cañete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Begoña por tu oportuno comentario. Acompañar a los alumnos y acompañarnos entre nosotros, compartiendo entre orientadores, no soluciona todo el problema, pero al menos anima un poco y suaviza el enfado que genera tanta incertidumbre normativa. Saludos.

      Eliminar
  2. Muy poco que añadir a las intervenciones y reflexiones del hangout. Me hubiera gustado participar, pero problemas personales me impidieron hacerlo. Como algunos de vosotros sabéis, me jubilo el 30 de junio y poco a poco estoy haciéndome a la idea de dejar la enseñanza después de ejercerla durante 40 años. Y la voy a dejar con tristeza y con amargura por la etapa tan triste y desalentadora que estamos padeciendo, lo que no recuerdo en todos estos años. Sí es verdad que ha habido protestas, situaciones difíciles, falta de recursos, oposición a determinadas leyes o a determinados aspectos de las mismas. Pero lo que estamos viviendo ahora supone un desprecio hacia la educación en general y hacia los docentes, los alumnos y los padres que era inimaginable hasta ahora.
    No sé lo que va a pasar en los próximos cursos y espero que los errores que se están cometiendo se puedan resolver, pero el daño ya está hecho y los alumnos que ahora lo están padeciendo es complicado que lo puedan superar. Confío en el buen hacer y en la profesionalidad de todos los que nos dedicamos a la educación, en su entrega y en el cariño que ponen en su trabajo diario. Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Xosé Manuel, por tu comentario. Sólo nos queda confiar en que el futuro sea mejor ... Felicidades por tus 40 años en la educación.

      Eliminar