sábado, 16 de abril de 2016

¿Debemos creer todos los mitos en torno a la alimentación? Nutrición, enfermedades y mitos

Existen muchos mitos en torno a la alimentación y nutrición: en torno a los alimentos transgénicos, las dietas milagrosas, ...

Por ejemplo, después de haber utilizado en entradas anteriores una receta como las patatas revolconas, podemos analizar los mitos sobre las supuestas desventajas de comer carne de cerdo. Hace muy poco he estado precisamente en las Jornadas de la Matanza en Burgo de Osma, en las que el alimento principal es el cerdo.

Buscando información fiable a través de la Fundación Española de la Nutrición, he llegado a las siguientes conclusiones, que resumo aquí.
  • La carne de cerdo es una de las más magras. La carne de cerdo magra tiene menos grasa (7 %) que la de vaca o de cordero y no tiene mucha más que el pollo sin la piel (5,5 %). También contiene una cantidad de proteínas (30 g por cada 100) similar a la de pollo (25 g por cada 100).
  • La carne de cerdo magra aporta una cantidad de energía similar (180 kcal por cada 100 g) al resto de carnes (por ejemplo, la de pollo aporta 150 kcal por cada 100 g). Por tanto, no toda la carne de cerdo es perjudicial, como refleja esta comparativa de diferentes alimentos y derivados:
    • Por cada 100 gramos de porción comestible de carne magra: Kilocalorías 155; Proteínas 20; Hidratos de carbono y Fibra 0; Colesterol 69.
    • Por cada 100 gramos de porción comestible de carne de cerdo semigrasa: Kilocalorías 273; Proteínas 16,6; Hidratos de carbono y Fibra 0; Colesterol 72.
    • Por cada 100 gramos de porción comestible de jamón ibérico: Kilocalorías 163; Proteínas 30,5; Hidratos de carbono y Fibra 0; Colesterol 69.
    • Por cada 100 gramos de porción comestible de bacon: Kilocalorías 673; Proteínas 8,4g; Hidratos de carbono y Fibra 0; Colesterol 57.
    • Por cada 100 gramos de porción comestible de chorizo: Kilocalorías 384; Proteínas 22; Hidratos de carbono 2; Fibra 0; Colesterol 72. 
  • Muchos productos derivados del cerdo, como el chorizo, el tocino o el salchicón, sí tienen un alto contenido en grasa saturada y sodio, cuyo consumo excesivo está asociado a niveles altos de colesterol, aumento de la tensión arterial o endurecimiento de las arterias. 
  • La carne de cerdo puede resultar una buena fuente de vitaminas del complejo B, especialmente vitamina B12 o cianocobalamina, así como de minerales, como hierro y zinc.
Termino esta entrada con algunas reflexiones sobre lo aprendido con las actividades de la cuarta unidad del curso Alimenta_INTEF:
  • La mayoría de los menús de restaurantes no suelen incluir información detallada de cuestiones importantes como los alérgenos. Sería tan sencillo como incluir símbolos claros junto a cada plato. Con mi grupo de trabajo, durante el curso hemos analizado críticamente un ejemplo de menú proponiendo alternativas.
  • Existen un gran número de enfermedades relacionadas con la alimentación, tales como el sobrepeso y obesidad, la diabetes y los trastornos de la conducta alimentaria (anorexia, bulimia, ...).
  • También debemos tener en cuenta las diferentes alergias e intolerancias alimentarias, por ejemplo a leche, cereales, huevo, pescado y marisco, frutos secos, frutas, ...
  • Debemos ser críticos y desmontar mitos e ideas preconcebidas, falsas o equívocas relacionadas con la alimentación, como las dietas milagrosas, los transgénicos y alimentos naturales, el consumo de vitaminas, ...
  • La escuela es un ámbito necesario para educar a consumidores críticos que sean capaces de llevar hábitos saludables en cuanto a su alimentación y nutrición.
  • Para ello, podemos realizar actividades en tutoría o aprovechando los contenidos reslacionados en nuestras asignaturas, para poner pequeños vídeos, presentaciones y trabajos en grupo (por ejemplo, siguiendo la metodología de aprendizaje basado en proyectos) en los que nuestros alumnos y alumnas trabajen de manera crítica información sobre los trastornos de alimentación, alergias e intolerancias, hábitos alimentarios, el menú escolar, ... Si hay posibilidad para ello, no estaría de más hacer una visita a nuestro propio comedor escolar y a la cocina para analizar allí cómo se manipulan los alimentos y cómo se elaboran los diferentes platos.



Esta entrada forma parte de los trabajos para el curso en línea Alimenta_INTEF. Recomendamos como materiales el Libro Blanco de la Nutrición en España y los recursos de la Fundación Española de la Nutrición.

Con el trabajo en esta unidad he logrado el emblema de "Docente Especialista en Nutrición en la Enfermedad".


Licencia de Creative Commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada