lunes, 26 de septiembre de 2016

10. Diferencias anatómicas entre el cerebro humano y animal.

Cuestiones: ¿En qué se diferencia la anatomía del cerebro humano y animal? ¿Y funcionalmente? 


1) El cerebro humano consta de una media de 86.000 millones de neuronas. Pesa unos 300 g al nacer y alcanza en torno a los 1500 gramos a los 18 años.

2) Uno de los propósitos de la comparación entre distintas especies animales en Neuropsicología es llegar a comprender los mecanismos básicos que posibilitan las funciones cerebrales.

3) La estructura general del cerebro humano es muy similar a la de otros animales, incluso a la de animales muy simples, como las ratas. (Kolb y Wishaw, 2006)

4) Habitualmente se ha comparado el volumen proporcional que ocupa el cerebro frente al peso total del individuo
El propio Charles Darwin afirmaba ya en el siglo XIX que los humanos somos monos con los cerebros proporcionalmente más grandes.
El cociente de encefalización o EQ (del inglés Encephalization Quotient) es una estimación aproximada de la posible inteligencia de un animal. Se define como el cociente entre la masa del encéfalo y lo que se esperaría encontrar en un animal típico de las mismas dimensiones. Según esta clasificación, los humanos tendríamos un EQ de en torno a 7,5; los delfines 4,1; el chimpancé 2,5 y los perros 1,2. El cachalote sería el animal viviente con un cerebro más grande, pero su EQ es de solo 0,28.
5) Si se compara el cerebro humano con el cerebro animal, los estudios neurocientíficos iniciales se centraron en destacar que la única diferencia perceptible a simple vista era el mayor tamaño de la corteza o córtex cerebral en humanos.
La corteza es la capa superior del cerebro, que incluye los lóbulos frontales y todas las estructuras donde tienen lugar las funciones cognitivas superiores. Envuelve todas las estructuras subcorticales que son la sede de las emociones y de las funciones vitales en los humanos y en los animales.
El grosor de la corteza cerebral en los seres humanos, comparado con las estructuras cerebrales inferiores, es como el tamaño de un melocotón comparado con su hueso.
La corteza cerebral de los animales sería mucho más pequeña. Es tan pequeña que, en algunos animales, la carne del «melocotón» es del mismo tamaño que el «hueso».
Podemos concluir que la principal diferencia del cerebro humano frente al de otros animales tendría que ver con una mayor concentración de neuronas en el córtex o capa superior del cerebro.
Además, la corteza cerebral humana tendría más subregiones o áreas corticales que habrían posibilitado el desarrollo de numerosas habilidades ventajosas y conductas.
6) Las Neurociencias están avanzando desde finales del siglo XX mediante técnicas que han localizado algunas pequeñas diferencias en la forma y bioquímica de las neuronas de cerebros pertenecientes a diversas clases de mamíferos, comparando especialmente al hombre con otros primates. Veamos algunos ejemplos de diferencias encontradas:
La corteza visual primaria en humanos se estructura de manera diferente a la de chimpancés, lo que nos permite destacar objetos contra el fondo de la visión (Preuss, 1999)
La corteza anterior cingulada y la corteza fronto-insular humanas, frente a las de los primates, poseen una mayor cantidad y tamaño de neuronas elongadas (VENs), relacionadas con la cognición social, la empatía, la culpa y la vergüenza (Hof, 1999)
Se han encontrado en el lóbulo temporal izquierdo de humanos minicolumnas de neuronas mucho más anchas que en monos. Estarían relacionadas con actividades humanas como el lenguaje y la música (Casanova, 2001)
Herculano-Houzel (2005) comparó el número de neuronas de los humanos con el de otros animales y concluyó que el peso de nuestro cerebro es el esperable para un primate con 86.000 millones de neuronas. Que nuestro cerebro tenga más neuronas que el de un primate supone un gasto enorme de energía que es posible gracias al cocinado de alimentos.
7) Las Neurociencias están logrando poco a poco avances que explican que hay una relación entre las diferencias cerebrales anatómicas y las diferencias cerebrales funcionales entre humanos y otros animales.
Por ejemplo, el lóbulo parietal proporcionalmente grande en el ser humano puede correlacionarse con su capacidad para fabricar herramientas.




Epígrafe elaborado por Alberto del Mazo, 2016



Fuente para la elaboración del epígrafe:
Ø  No aparece en el Libro de texto de Almadraba.
»   Alonso García, J.I. (2008). Psicología. Bachillerato. Madrid: McGraw-Hill. Pág. 59.
»   Kolb, B. y Whishaw, I.Q. (2006). Neuropsicología humana. Madrid: Editorial Médica Panamericana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario