domingo, 27 de noviembre de 2016

Publicidad subliminal en el cine - J. Vicary, 1957 (Experimento 21A)



  Percepción subliminal y subcepción: Un estímulo puede llegar a nuestro cerebro sin que seamos conscientes de su entrada.
o   En 1957, el publicista James Vicary aseguró haber realizado un experimento en un cine de Fort Lee, Nueva Jersey, con el que demostraba el poder de la publicidad subliminal. Durante un pase hizo aparecer sobre la pantalla, en fracciones de 3 milésimas de segundo y espaciadas entre ellas 5 segundos, dos mensajes publicitarios: «Beba Coca Cola» y «¿Hambriento? Tome palomitas de maíz». Para ello usó un taquistoscopio, una especie de proyector especializado en hacer presentaciones muy breves de objetos o mensajes. James Vicary aseguró haber repetido el experimento a lo largo de seis semanas y con más de 45.000 espectadores. El resultado fue que el consumo de Coca Cola aumentó en un 18.1% y el de palomitas en un 57.8%. Parecía que la percepción subliminal y su poderoso efecto sobre la conducta eran un hecho irrefutable.
o   En 1962, ante la falta de evidencia experimental en experimentos similares realizados por otros científicos y los datos que comenzaban a apuntar que el supuesto experimento de Fort Lee jamás había tenido lugar, James Vicary confesó que todo había sido un fraude. Se había inventado el experimento, sus resultados y todo el tinglado de la percepción subliminal. 
o   Por tanto, se conoce con ese nombre a la percepción (si se la puede llamar así) que se produce por debajo del umbral de la conciencia. De esa manera, la persona no sabe o no es consciente de que está recibiendo ciertos estímulos, aunque se supone que los mismos provocan efectos sobre el cerebro. Algunos autores prefieren utilizar el término subcepción en lugar de percepción subliminal: la diferencia entre ambos términos es que la subcepción se refiere a la percepción de estímulos próximos al umbral mínimo, pero no por debajo de él (ya que, en este último caso, la percepción es por definición imposible). Está comprobado el uso de recursos basados en la subcepción en cine, campañas publicitarias y propagandísticas, como forma de incrementar el impacto del mensaje pero en rigor no son percepciones subliminales sino en muchos casos aprendizajes condicionados. No está claro, pues, que exista la llamada percepción subliminal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario