lunes, 12 de diciembre de 2016

El fenómeno del condicionamiento - I. Pavlov, 1901 (Experimento 29)

Quizá el experimento clásico más conocido sobre aprendizaje sea el que realizó el fisiólogo ruso Ivan Pavlov acerca del proceso digestivo en perros. Tienes una descripción del experimento en tu libro de la asignatura, en el apartado 4 (pág. 48 y 49). Aquí te planteamos también un resumen del mismo.

Fuente de la imagen


Los experimentos del psicólogo ruso Iván Petróvich Pávlov, Premio Nobel en Medicina en 1904 y representante de la reflexología rusa (estudio de los reflejos), fueron el inicio del denominado condicionamiento clásico. 

Después de observar que si se ponen alimentos en la boca de perros hambrientos, éstos empiezan a segregar saliva procedente de determinadas glándulas (lo que llamó el “reflejo de salivación”) y ver que esto también sucedía cuando olían o escuchaban los pasos del experimentador realizó el conocido experimento consistente en hacer sonar un metrónomo justo antes de alimentar a los perros, de manera que, tras varios ensayos repetidos, comprobaron que los perros comenzaban a salivar nada más presentarse el estímulo (que previamente era neutro y que pasó a ser condicionado). En conclusión, el perro salivaba ante la mera presencia del estímulo que sistemáticamente anunciara la comida. 

Fuente de la imagen

Dicho de otra forma, Pavlov fue emparejando estímulos inicialmente neutros (pues además del metrónomo utilizó otros estímulos como una campana, música, luces, etc.) con la llegada de la comida. Teniendo en cuenta que los perros salivan de forma natural al entrar en contacto con el alimento, Pavlov comprobó que después de mostrar algunas veces el alimento asociado al estímulo neutro, el perro salivaba cuando éste se presentaba, a pesar de no ver ni oler el alimento. En definitiva, el perro había sido condicionado. Como se puede ver Pávlov basa el aprendizaje en la asociación de estímulos neutros (EN) (no generan respuesta por sí mismos) a estímulos incondicionados (EI) que generan respuestas incondicionadas (RI) (reflejas), convirtiéndolos en un estímulo condicionado (EC) o aprendidos, donde, finalmente, el estímulo neutro por sí solo conseguirá provocar la respuesta condicionada (RC). El esquema del condicionamiento sería el siguiente: 



Además de esta estructura básica de este condicionamiento se puede también observar ciertos aspectos de este aprendizaje como la extinción, la generalización o la discriminación del estímulo. Si no se repite la asociación de forma regular, ésta puede perderse y la conducta aprendida desaparecerá de manera que si queremos que el aprendizaje se conserve debemos recordar la asociación. Si esto no se hace el condicionamiento terminará por extinguirse. 

La generalización del estímulo sirve para no tener que aprender infinitos estímulos, así tendremos conductas similares para situaciones similares, el perro puede salivar no sólo ante el sonido de la campanilla sino también ante estímulos similares como timbres, música, etc. (por ejemplo, aprendemos a no hablar en el cine así que tampoco hablamos en el teatro; le tememos al doctor de bata blanca que nos pone inyecciones y también al profesor que lleva bata blanca). También puede darse el caso contrario que ante estímulos muy parecidos el perro no reacciona (por ejemplo ante dos sonidos de campana en vez de tres). Estaríamos ante una discriminación del estímulo.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario