jueves, 29 de diciembre de 2016

Inteligencia artificial: la prueba de Turing, 1950 (Experimento 37)

En 1936, Alan Turing diseña formalmente una máquina universal que demuestra la viabilidad de un dispositivo físico para implementar cualquier cómputo formalmente definido. En 1950, en un artículo, formula la prueba de Turing: «Existirá Inteligencia Artificial cuando no seamos capaces de distinguir entre un ser humano y un programa de computadora en una conversación a ciegas».

Fuente de la imagen

La versión más conocida de la prueba de Turing, implica a tres participantes que se encuentran en cuartos aislados: una computadora (que será el sujeto de prueba), un humano y un juez (también humano). El juez puede conversar tanto con la computadora como con el humano mediante escritura en una terminal. Tanto la computadora como el humano tratarán de convencer al juez de que son humanos. Si el juez no puede decir quién es quién de manera consistente, la computadora gana el juego.

Veamos un pequeño fragmento de la mítica película Blade Runner (1982)


El test Voight-Kampff, también llamado test de empatía, es un examen científico-psicológico ficticio, que aparece en la novela de ciencia ficción ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick, así como en su adaptación cinematográfica (Blade Runner) dicho test está basado en la prueba de Turing. La prueba requiere una máquina y permite comprobar si alguien es un humano o un replicante (androide). La máquina mide la variación de funciones corporales tales como la respiración, el rubor, el ritmo cardíaco y el movimiento de los ojos, en respuesta a una serie de preguntas, así como el tiempo de reacción. Las preguntas del test desencadenan una respuesta emocional cuando el sujeto es un humano, es decir, la ausencia de empatía permite identificar a los replicantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario