Un ejemplo de tema recurrente en redes sociales: la ratio 1:250

Durante el último año, una de las iniciativas en redes que ha tenido más repercusión ha sido la relacionada con la ratio 1:250: “Por el derecho a una educación de calidad: Un orientador/a por cada 250 alumnos/as.” Esta petición, formulada por Paula Martínez, una orientadora de Granada y con el apoyo de la Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España (COPOE) y de comunidades virtuales en redes, como OrienTapas, ha recibido desde noviembre de 2017 más de 37.000 firmas en Change.org. Desde nuestro punto de vista, conviene analizar la cuestión de la ratio, el origen de esta reivindicación y otros aspectos clave que no deberían pasarse por alto.

En 2015 desde la presidencia de COPOE se nos solicitó a varios orientadores y orientadoras la búsqueda de información sobre las referencias que apoyan la conveniencia de la ratio 1:250. En mi búsqueda personal, encontré algunas lecturas sobre este tema. 

En primer lugar, un estudio de Scott E. Carrell y Susan A. Carrell (2006) muestra que una menor ratio de alumnos por orientador contribuiría a reducir los problemas de convivencia en las aulas. 

Por otro lado, Belinda Harris (2013) realizó un informe desde Reino Unido, muy completo, que compara, entre otros datos, la ratio de alumnos por orientador en todo el mundo. Al parecer, la ratio más favorable sería la de Finlandia, 1:245. La ratio exacta en España no es fácil de encontrar en ningún documento oficial, pero algunos intentos de cálculo la situarían por parte de asociaciones, entre 3 y 4 veces más que la mostrada en Finlandia.

La reivindicación 1:250 (un orientador/a por cada 250 alumnos/as) aparece principalmente en los documentos e incluso en la nota de prensa principal de la Asociación Americana de Orientadores Escolares (American School Counselor Association, ASCA), al menos desde 2005. Por cierto, la ratio promedio en Estados Unidos en 2011 era de 1:457, según estas tablas de Enero de 2011. Este documento cuenta con 4 ediciones hasta ahora: 1993, 1997, 2005 y 2012. La recomendación aparece en la página 9.

En varios simposios internacionales de la Asociación Internacional para la Orientación Educativa y Profesional (AIOEP - IAEVG/), como en el de Vancouver de 2001 o en el de Ciudad del Cabo de 2011, los representantes de Irlanda también han reivindicado como objetivo bajar la ratio de 1:500 a 1:250.

La Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España (COPOE), se ha unido a esta demanda al menos desde el II Encuentro de Orientadores de Mérida en 2005, una petición que han mantenido en el tiempo (Planas Domingo, 2008), indicando en muchas ocasiones que la recomendación procede de la UNESCO. En nuestra búsqueda no encontramos ninguna referencia directa a que este organismo, la UNESCO, haya marcado en ningún documento esta recomendación. Sin embargo, es habitual mencionar a la UNESCO cuando se reivindica la ratio 1:250.

La alta ratio dificulta ofrecer una atención de calidad, pero defenderlo como única reivindicación o solución mágica a los problemas a los que nos enfrentamos las orientadoras y orientadores, a pesar de que miles de personas apoyen la campaña en Change.org, reduce demasiado, a nuestro modo de ver, el debate en torno a la calidad de la orientación educativa. Por ello, en abril de 2018, desde la Comunidad OrienTapas planteamos una breve encuesta en dos redes sociales utilizadas por orientadoras y orientadores de toda España, Facebook (a través del grupo “Orientadores en red”) y Twitter (con la etiqueta o hashtag #orientachat). El planteamiento que hicimos es también una simplificación, pero constatamos que al ofrecer otras tres opciones de respuesta sobre cuál es el principal factor de calidad en orientación, el 55 % elegían una alternativa distinta a la ratio como prioridad de mejora o cambio.

¿Cuál es para ti el principal factor de calidad para un equipo o departamento de orientación?

· Ratio de alumnos/as por orientador/a 135 votos (104 FB + 31 TW)
· Planificación y definición clara de funciones y actuaciones. 60 votos (33 FB + 27 TW)
· Contar con un equipo multidisciplinar. 50 votos (14 FB + 36 TW)
· Formación de los profesionales que componen el Departamento o Equipo de Orientación 55 votos (11 FB + 44 TW)
· Total: 300 votos (162 en Facebook y 138 en Twitter)


Gráfico. Prioridad para la calidad en orientación educativa


Desde nuestro punto de vista, no nos podemos limitar a reivindicar una ratio 1:250. También sería importante: 
  • Definir con claridad las funciones de los orientadores educativos en los centros. No contamos ni con estándares consensuados ni con un marco común nacional que nos respalde. En algunas comunidades autónomas tampoco existe una legislación específica actualizada a LOE / LOMCE, sino que nuestras funciones se encuentran desperdigadas entre ordenes, decretos e instrucciones. 
  • Mejorar la formación inicial y continua con la que contamos los profesionales de la orientación. Son tantas y tan variadas las funciones que abarcamos, que una actualización profesional continua se hace imprescindible. Del mismo modo, esa diversidad de tareas hace necesaria una multidisciplinariedad por parte de los miembros de los Departamentos y Equipos de orientación para dar una respuesta ajustada y con criterio profesional. 
  • Insistir en que cuestiones clave como la convivencia o la tutoría en los centros son responsabilidad de toda la comunidad educativa, no sólo de los orientadores y orientadoras. Sería bueno elaborar entre todos protocolos más eficaces y que conecten con la realidad de los centros. 
Este ejemplo mediático, nos muestra que, por un lado, las redes sociales pueden ser un magnífico altavoz para defender y reivindicar las necesidades de los profesionales de la orientación educativa pero, a la vez, podemos caer en plantear soluciones parciales o reduccionistas.


Bibliografía:
  • Carrell, S. & Carrell, S. (2006). Do Lower Student-to-Counselor Ratios Reduce School Disciplinary Problems? Contributions to Economic Analysis & Policy: Vol. 5: Iss. 1, Article 11.
  • Harris, B. (2013), International school-based counselling scoping report. Counselling Minded, August 2013.
  • American School Counselor Association (2005). Position Statement: Comprehensive School Counseling Programs. Accessed on 29 Sept 2018 at www.schoolcounselor.org

Nota: Esta entrada forma parte de un artículo de Alberto del Mazo publicado en el número 9 de la revista Educar y Orientar, publicada en noviembre de 2018, y que puedes descargar completa en este enlace.

Para citar:
Del Mazo, A. (2018). Lugares comunes en orientación educativa en red. Educar y orientar, 9, 74-78.

Comentarios